jueves, 6 de julio de 2017

Día 2: Violencia en silencio

Hoy había unas personas manifestándose en la plaza del Ayuntamiento contra la violencia de género.

Yo iba con una amiga que está haciendo terapia con un grupo de mujeres maltratadas. 

Y se me han llenado los ojos de lágrimas. 

Yo sabía que su ex es un gilipollas antes que ella, incluso. Sabía que es un tipo altivo, soberbio, cuñao por los cuatro costados, desde la primera vez que comimos juntos para conocernos y, tras pedir una hamburguesa con guacamole, me dijo que no me lo tomara a mal pero ahora entendía por qué estaba tan gorda.

Yo supe que era un imbécil insoportable que no le tenía el menor respeto ni miramiento desde el primer momento. Y se lo dije. Le dije que le mandara a la mierda, porque era un gilipollas que sólo iba a traerle problemas.

Para lo único que sirvió fue para que no habláramos de él, que no me contara nada, que sufriera en silencio. Y lo mismo pasó con el resto de sus amigos, que también vieron desde el primer suspiro que él era una garrapata apestosa que sólo iba a causarle dolor.

Y así estuvo, la pobre, callada. Aguantando. Se quedó embarazada. A propósito. Y siguió aguantando. Aguantó de todo. Hasta que él se fue. Y entonces nos enteramos de lo que había estado pasando.

Desde entonces me pregunto qué podría haber hecho, por qué no me di cuenta, cómo ha sido capaz de aguantar todo eso en solitario una mujer inteligente, independiente, culta con un entorno sensible y preocupado por ella. ¿Cómo fue capaz de ocultarlo? ¿Por qué le protegía? ¿Por qué no saltó al primer bofetón? ¿Qué pasaba por su cabeza?

Mientras mirábamos en silencio a esas mujeres que se manifestaban contra la violencia de género nos hemos abrazado y le he dicho que lo siento, que lo siento todo, que me hubiera gustado poder hacer algo para que no hubiera tenido que pasar por todo eso, que la quiero y que no se calle nunca nada más.

Y entonces le hemos deseado al gilipollas la muerte entre terribles dolores.

Karma, trabaja un poco, coño.

martes, 4 de julio de 2017

Día 1: #Proyectohuevos

El ser humano, en concreto, el ser humano español venido arriba, es muy de responder reguleramente a un reto. Y entendamos "ser humano español venido arriba" como Gordipé, y "reguleramente" como "gilipollamente".

Y a mí me han retado.

Me han retado a escribir un mínimo de 60 post hasta el 31 de agosto. 

Podría haberme hecho la llonguis y cambiar de tema.

Podría haber dicho que no tengo ganas de escribir.

Podría haber echao la culpa al boogie, o a la falta de #drama, para escaquearme elegantemente.

Podría haber pasao del reto, tranquilamente.

Podría...

Pero, no. Resulta que lo he aceptado. 

Supongo que hay varias razones para haber caído en un aquí no hay huevos de libro, pero las podemos resumir en dos, como los mandamientos:
- Me viene bien tener una excusa para obligarme a escribir. Aceptar el reto significa comprometerme en voz alta. Si no lo cumplo, me dará vergüenza infinita y querré morir. Igual es un poco rebuscado, pero sé que se me entiende.
- A huevos para escribir no me gana ni dios.

Así que, amiguis, aquí queda el compromiso.

Comienza el reto #Proyectohuevos.

Deséenme suerte. 

lunes, 3 de julio de 2017

Quita, drama, que tú no sabes

Al parecer, ya hay personas que han estudiado que desde el drama se escribe más y mejor.

Comoseñora de mediana edad rubia poco original que soy, puedo confirmar, y confirmo.

Desde el drama se escribe mejor.

A mí se me ha quitado tol drama, y ahora ya no tengo la necesidad de purgar. Porque, no nos engañemos, un blog personal es una purga. Al menos este lo es. O lo era, no sé.

Ahora que se me ha quitado tol drama no necesito purgar nada aquí, porque ya no tengo miedo de hablar de las cosas que me dan miedo en cualquier otro sitio. Y porque ya no tengo miedo de abandonar cosas, o personas, si viene al caso, que me hacen infeliz. Y

Esa es la cuestión: se me ha quitado el drama porque se me ha quitado el miedo.

Supongo que es una fase, como todo, pero es una sensación nueva para mí y la estoy disfrutando. Y no purgo. No me hace falta. 

Hasta hace bien poco aún vivía con la sensación de que, antes o después, me llegaría la hostia inesperada de algún sitio, pero hasta eso se me ha quitado. Hasta he perdido la sensación de peligro constante, de estar siempre alerta, de temor infinito.

Se me ha quitado hasta el miedo al fracaso, que era lo que más me paralizaba.

Hay quién dice que se me ha quitado todo demasiado, que igual me han arreglado más de la cuenta.

Y no estoy de acuerdo.

Ahora, desde la experiencia fearless, en verdad os digo que tener la sensación de no tener miedo es mucho mejor.

Seguiremos informando.

martes, 13 de junio de 2017

Cosas que nunca vas a saber III

Hola, intelectual random.

Mira, llámame loca, pero tengo la sensación de que no es que hayas tenido mala suerte y no te hayas encontrado con mujeres inteligentes a lo largo de tu vida, es que no sabrías identificarlas aunque te mandaran a la mierda en esperanto a la cara.

Me sorprende que me digas que estabas a punto de tirar la toalla de las redes de ligar porque sólo encuentras chonis tontas recauchutadas, y que menos mal que me has encontrado a mí, faro cultural de Occidente, para devolverte tu fe en la inteligencia femenina y en los unicornios.

Me sorprende lo de tirar lo toalla, digo, porque no entiendo bien por qué es tan importante para ti dar con una mujer inteligente si luego tu interés está focalizado en demostrar lo sátiro que crees que eres y correrte en las tetas. De quien sea.

Y, mira, ya que estamos, tu esnobismo es de idiotas. Si has venido a follar, filtrar por la inteligencia es de ser idiotas. Igual te sorprende pero las chonis, recauchutadas o no, también follan. Así que eres un ejemplo de que tener una carrera universitaria no garantiza nada. Fíjate, tú, precisamente tú, que dices que la tienes, no eres lo que se dice un genio.

Igual piensas que, como soy gorda y no especialmente atractiva, lo que necesito oír para rendirme a tus pies y llevarme al huerto es que me digas que no te importa el físico, que los pibonazos recauchutados no tienen nada que hacer contigo porque no llegan a tus estándares inteligentes.

Y te equivocas. Estás haciendo mal el filtro. Ser un pibón no está reñido con ser inteligente.

lunes, 12 de junio de 2017

Diccionario (1)


  1. Busco conocer gente y lo que surja= busco una chica para follar.
  2. Busco una chica discreta= estoy casado/emparejado pero quiero ir follando por ahí.
  3. Busco una chica sincera= me han dado tantas hostias que no me fío ni de mi madre, no tienes ninguna oportunidad de que me fíe de ti.
  4. El físico no me importa= igual follo contigo si no tengo un plan B, pero no vas a volver a verme en la vida.
  5. El físico no me importa, mi hermana también está gorda= voy a follar contigo pero no te hagas ilusiones, no pienso presentarte a nadie, con una gorda en la familia, vale.
  6. No soporto a las chonis recauchutadas, quiero una chica inteligente= quiero sentirme especial corriéndome en las tetas de una chica inteligente, aunque no reconocería a una ni aunque me azotara en el trasero.
  7. Lo importante es conectar= te aviso de que mi intención es follar contigo.
  8. Tengo muchas ganas de conocerte= tengo muchas ganas de follar contigo.
  9. Soy nuevo y no sé cómo funciona esto= aún no he follado con nadie de aquí. 
  10. Yo no voy a por lo que van todos, a mí me interesas de verdad= voy a decirte lo que creo que quieres escuchar. Y luego, voy a ver si puedo follar contigo.