miércoles, 30 de abril de 2014

#Noviodeverdad 2: Primeras impresiones

Yo no valgo para esto.

Mis primeras impresiones no son buenas. Igual soy demasiado exigente pero tengo algunas pegas YA. Bueno, igual no, sé que soy exigente, pero esto es lo que me he encontrado asín, sin anestesia ni nada: 

- Resulta que la página esta en la que me he registrado tiene una aplicación para los dispositivos de movilidad y me la he bajado. ERROR. Resulta que no sé cómo hacer para que aparezca como off line. Se conoce que para los usuarios siempre aparezco on line y mandan mensajes a cascoporro a ver si me pillan. Y como no contesto algunos se han mosqueado. Es como el whatsapp del amor Y ES EL MAL. Me ha durado dos días en el móvil y en la tablet. Ahora, eso sí, me ha servido para un primer filtro. Los mosqueados, a pastar fang.

- No me gusta chatear, y se conoce que se tiene que chatear, claro. Pero me aburre el rollo de de dónde eres, en qué trabajas, qué haces por aquí, qué quieres, qué esperas... Es normal, supongo, si no, ¿cómo se va a seleccionar a las personas con las que quedar? Pero me aburre as a dead oyster.

- Hasta ahora mis interlocutores han sido, francamente, pesimistas. Y deprimentes. Así, en general
  • Son hombres que dicen que tienen mala suerte y que no suelen gustar a las mujeres. Son muy agradecidos, claro, pero da qué pensar. Si reconocen que no suelen gustar a las mujeres ¿por qué será?
  • El nivel de conversación ha sido hasta ahora bastante regulero. No me refiero a las faltas o la expresión (sólo), es una cuestión de contenido, pero, vaya, para muestra un botón. 

  • Tópicos. Que igual va en serio PERO :
    • El físico no es tan importante.
    • A mí me importa más la belleza interior.
    • Me da igual si una mujer es delgada o rellenita.
    • Busco una buena conversación.
    • ...
- No sé a los demás pero con diez líneas, más o menos, tengo claro si una persona me gusta o no. Y cuando no me gustan nunca sé cómo acabar sin parecer grosera. Tampoco sé por qué me preocupa quedar mal con estas personas, no les debo nada, pero no me gusta parecer grosera. Y me estresa.

- Como el chat de la página es un coñazo, todos proponen el whatsapp a la primera de cambio. SÍ, HOMBRE, LO QUE ME FALTABA, chats de whatsapp con desconocidos, como si no tuviera bastante con ignorar los de los conocidos... INFERNAL.

- Se me da fatal chatear para ligar. FATAL. Como no sé qué decir soy yo de verdad, en todo  mi esplendor, con lo bueno y con lo malo. Y, créanme, con alguien que no me conoce de nada, ser yo es muy malo. Me veo a mí misma como condescendiente y algo petulante. No tengo claro si esto a los hombres que buscan mujeres aquí les interesa o no.

- No tengo ni idea de qué hacer. Joder, parezco nueva. Y me estresa. No lo estoy disfrutando nada. 

- No tengo claro aún lo de Gordi. Al principio pensé (pensar, yo, ¡JA!) que una forma fácil de darme a conocer era pasar el enlace al blog o a Tuiter si alguno me gustaba lo suficiente. Pero esto fue cuando se quedó en coma la parte del cerebro de "yo tengo un blog para desahogarme". Ahora pienso que NI DE COÑA. ¿Qué hago con Gordi?

- Tampoco tengo claro lo de la descripción. Algunos me han dicho que les ha llamado la atención el texto, que han sentido curiosidad y que, en principio, una chica así parece segura de sí misma y resulta atractiva pero ¿qué pasa después? ¿QUÉ HAGO CON GORDI?

(Gordi, molestas, bonica).


A modo de conclusión, mi ritmo es diferente y no sé si voy a hacerme a esto. Estos días he chateado con diez hombres más o menos de mi edad y no ha habido ninguno con quien tenga muchas, muchas ganas de seguir chateando. 

Mal. Muy mal.

lunes, 28 de abril de 2014

#Noviodeverdad 1: Prólogo

A veces parece que sí, pero es que no. No tengo pareja, aunque mi mejor amiga dice que Aquiles y yo somos la pareja más estable que conoce. Y no, es una mierda. No siempre, pero a menudo sí. No sé.
El caso es que, por chulo y sexulamente satisfactorio que sea, se me queda corto. Quiero más.

Quiero un compañero de verdad, una persona con quien compartir mi vida. Lo he dicho muchas veces pero es que es así. Quiero un novio de verdad.

Así que, además de las tradicionales citas a ciegas con compañeros de trabajo de los colegas y todo eso, me he apuntao a esto tan moderno de encontrar novio on line. Lo que viene siendo un mercao de carne, vaya.

Concretamente, me he apuntao a una que me ha hecho mucha gracia: www.adoptauntio.es.

Además de que el nombre, el concepto y los anuncios son TOTALES, resulta que una de mis amigas se lo está pasando pipa y, ya se sabe, el boca a boca es lo que mejor funciona. Y decidí registrarme.

No voy a decir que soy nueva en esto, mentiría como una bellaca, pero sí es la primera vez que me registro con un objetivo honroso y de buena mujer: encontrar un parejo.

Y aquí empieza el problema.

Una tiene que poner foto, anunciarse, describirse, decir cómo es, qué quiere...  Normal, vaya, tiene que haber unos criterios de búsqueda, para todo el mundo pero resulta que en el apartado de "silueta" no sale la opción "gorda". Y no voy a poner los kilos NI DE COÑA. Joder, ¿qué pongo? 

Es estas estaba cuando di una vuelta por el catálogo de hombres "a adoptar" y ¡sorpresa! varios de mis amigos estaban ahí, anunciándose. Y no quería coincidir con ellos. Es más, no sé por qué, no quería que supiera que estaba ahí. Llámenme gelipollas, pero no quería.

Fatal.

Toooootal. Ya estaba autonvenciéndome de que no era una buena idea cuando pensé (si es que soy más lista que la madre que me parió) "oye, ¿por qué no Gordi?". La explicación es la misma que cuando elegí el nick para el blog: no lleva a error. Y lo de no llevar a error en estos casos es muy importante. Es muy doloroso ver la cara de sorpresa del otro cuando te ve por primera vez y ve que estás gorda. Yo nunca he engañado a nadie pero, no sé por qué, cuando dices por un chat "pues es que estoy gorda", los tíos tienden a pensar que es una gordez del tipo la de antes de La Oreja de Van Gogh. Y no. Y no quería ver más esa cara.

De momento no he puesto foto, es que no sé qué hacer, pero el anuncio es explícito:
Soy inteligente, culta, divertida, cariñosa, de letras, bastante rubia, muy independiente, intolerante a la lactosa y estoy gorda. Una persona razonablemente normal, vaya.
¡Pues resulta que hay hombres que contestan!

¿Opiniones? Acepto TODAS las sugerencias, estoy segura de que todos queréis mi bienestar. Y, si no encuentro #noviodeverdad, al menos nos divertiremos.

Queridos, empieza

#noviodeverdad

jueves, 24 de abril de 2014

Razones (y 2)

El caso es que la pregunta ¿Por qué los hombres no encuentran atractivas a las mujeres gordas? tiene una trampa que te mueres, claro. Igual que todas las cuestiones que implican una generalización.

Podríamos poner un millón de peros a la infografía:
- Hay hombres que sí encuentran atractivas a las gordas per se.
- Hay hombres para quienes el peso o el tamaño no condiciona que una mujer les parezca más o menos atractiva.
- Hay mujeres gordas atractivas y cardos borriqueros gigantes.
- ¿A partir de cuánto consideramos gorda de solemnidad a una mujer?
- ¡Todas son mentira cochina!
- Tiene toda la razón, alguien tenía que decirlo.
- Algunas son verdad pero es que lo dice de una manera tan ofensiva...
- ¡Aún se queda corto!

Y así, hasta el fin de los tiempos...

Es lo que tiene lo de generalizar, que podemos tener tanta razón o tan poca como quiera nuestro interlocutor, según lo implicado o señalado con el dedito que se sienta y lo bien (o mal) que lleve la circunstancia.

Pero no deberíamos olvidar una cosa: el mundo no es como debería ser, es como es, con sus simbolismos, sus estereotipos, sus prejuicios, sus preferencias y sus listas de la Internet. Y así son-somos los chorrocientos mil millones de personas. Es bonito pensar que algún día todo cambiará y cabalgaremos vestidos con largos peplum de seda sobre unicornios multicolores por un arco iris de gominola pero lo veo jodido. Sí, incluidas las gordas.

Así que se me ocurre que nos relajemos y llevemos nuestras cositas de la mejor manera posible. Sí, incluidas las gordas.

Recuérdenme este post cuando me queje de lo de la gordez, que ahora estoy muy zen pero igual me viene bien en algún momento.

miércoles, 23 de abril de 2014

Razones


Aquí se han olvidado de lo cara que es la ropa para gordas y cómo puede afectar a la economía familiar. Y lo de que salen fatal en las fotos. Y lo de que siempre las ponen delante en los coches, para que los demás vayan más cómodos detrás. Y de lo de los tobillos hinchados. Y lo de que roncan como cochinos jabalins.

Las gordas somos un mal negocio, amigos.

No entiendo por qué no han hecho una infografía con 50 razones. O 100, haberlas, haylas. Y por sitio para ponerlas alrededor de la gorda no será. 

Venga, seguro que, a poco que nos esforcemos, las encontramos.

Yo lo haría sola pero, la verdad, estoy muy perezosa y hago ruidos raros cuando me muevo. Y, claro, no es plan.

sábado, 19 de abril de 2014

El campo

No soporto el campo. La mierda esa de la naturaleza, vaya. Está muy bien para la cosa de los documentales y eso pero para verlo por la tele. Yo no lo soporto. 

No puedo, de verdad. Nomás bajo del coche y piso la gravilla me siento vulnerable y en peligro. Nunca sabes qué vas a pisar. Nunca sabes qué puede aparecer de debajo de una piedra o una hoja. Casi nunca hay un camino por donde ir. Caen cosas de los árboles. Vuelan cosas por todas partes. No hay ninguna cosa de las importantes realmente en la vida. Y no se oye nada. 

No lo soporto. 

Y veo que lo demás lo disfrutan tanto que me da mucha envidia. No lo entiendo, no entiendo por qué alguien puede preferir estar sentado en una piedra, rodeado de cosas impredecibles pudiendo estar en la terracita de un bar tomando una cerveza tranquilamente con los colegas pero parece que está muy extendido eso de que a uno le guste el campo. Y no lo entiendo. Me da envidia y no lo entiendo, combo mortal.

A ver, es que no hay nada que se pueda hacer en el campo que no se pueda hacer en un sitio civilizado. Bueno, igual hay algo pero a mí no me interesa, eso seguro.

No lo soporto, ¿lo he dicho ya?

Es un problema, no se crean, sobre todo porque una tiene una panda de amigos agrestes que disfrutan como posesos (incomprensiblemente) montando picnics campestres. Yo intento escaquearme siempre que puedo pero acaban pillándome. Me engañan diciéndome que vamos a alguna movida del embutido, el vino o loquesea en algún pueblo remoto y pintoresco y ¡pumba! en cuanto me descuido nos hemos salido de la carretera y andamos hacia algún paraje incomparable lleno de árboles y bichos de verdad. Otras veces no me engañan pero me apetece tanto pasar el día con ellos que no puedo decir que no. Me obligan a la elegir porque saben que les quiero mucho pero lo paso fatal inside y...

... y, mira, yo así no puedo...

El caso es que llevo todo el día preparándome psicológicamente porque mañana vamos al campo. Y habrá queso y tortilla de patata y cebolla. Puede que hasta haya un río. Un TODO de peligros mortales: sitios donde ahogarse, despeñarse, morir de alguna picadura, abrasado por el sol o helado por el frío. 

UN PELIGRO TOTAL.

Si no vuelvo, sepan que a algunos les he querido.