Mostrando entradas con la etiqueta Soy una lista. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Soy una lista. Mostrar todas las entradas

martes, 29 de septiembre de 2015

10 cosas que he aprendido en Meetic

  1. Creo que nos avergüenza reconocer que tenemos que recurrir a la Red para conocer gente. Es como si nos viéramos a nosotros mismos con alguna tara para encontrar a nuestra media naranja de manera "normal". No es una reflexión sólo mía, algunos chicos lo han verbalizado en este tiempo.
  2. El machismo. O machipirulismo. O cómo queramos llamarlo. Muchos hombres de la treintena p'arriba siguen anclados en los 50 y ni siquiera lo saben. No necesito que me invites a la cerveza para convencerme de que me tratarás bien. No necesito que me convenzas de que eres sensible, o lo que tú consideras poco frívolo. No necesito que seas machote. No necesito que me digas que vas a tratarme como a una princesa. Soy republicana.
  3. Es aburrido, muy aburrido, el rollo este de hola, qué tal, a qué te dedicas, qué buscas,pues yo también... Suele ser frío, como postizo, o a mí me lo parece y lo llevo fatal y acabo siendo un orco.
  4. Hay muchas personas solas mayores de treinta.
  5. Hay muchas personas solas mayores de treinta que no encuentran (encontramos) espacios para conocer a otras personas y están (estamos) perdidos.  
  6. Hay muchas personas solas mayores de treinta que sólo quieren hablar, comunicarse con alguien al final del día. Aquí no me incluyo porque yo no quiero hablar sólo, esto ha sido bastante decepcionante.
  7. Lo de follar. A mí me parece muy bien follar. Estoy muy a favor de follar. Con quién te apetezca y cómo sea. Que sí, hombre, que sí, que no tienes que convencerme de que eres un buen chico porque no vas a lo que todos. Pero si me preguntas qué quiero y te contesto que me gustaría conocer a alguien con quien compartir cosas, más allá de follar, y tú no quieres nada más, y lo tienes claro, pues no me vendas la moto y vete a follarte a tu puta madre. 
  8. Los casados merecen un punto aparte. Hay demasiados hombres emparejados buscando rollo y son un estorbo. Esto también ha sido bastante decepcionante. Habrá a quién no le importe,a mí no me importa si sólo quiero refocile, pero cuando dejas claro que quieres algo más, pues jode.
  9. Todo el mundo dice que lo importante está en el interior pero es mentira. Todos mentimos.
  10. Yo no valgo pa esto.

lunes, 27 de abril de 2015

Cosas que he hecho en abril

  • Abandonar el tratamiento de acupuntura porque no puedo pagarlo.
  • Buscar a personas que me hacen falta.
  • Callar y hablar cuando no debo.
  • Cambiar de opinión. Muchas veces.
  • Cambiar las plantas de maceta.
  • Comprar dos pares de zapatos. De verano. Sí, ya.
  • Decepcionar a un montón de gente.
  • Dejar de ser rubia.
  • Desinstalar Facebook del móvil.
  • Dormir. Dormir mucho y a deshoras.
  • El ridículo.
  • Emborracharme con martini como si no hubiera un mañana.
  • Evitar a varias personas que me ponen triste.
  • Follar Hacer mogollón de cositas.
  • Ir a cursos de cosas.
  • Jugar.
  • Jugar al fútbol en la playa.
  • Jugar al fútbol en parques.
  • Llorar por cosas del trabajo.
  • Madrugar.
  • Pintarme las uñas superbien. Muchas veces. De muchos colores.
  • Quedar con tres muchachos random y confirmar que las citas no son para mí.
  • Quemarme al sol.
  • Salir de tapas.
  • Salir de fiesta.
  • Tomarme un respiro.
  • Ver crímenes imperfectos.
  • Volver.
  • Zozobrar todo el rato.

martes, 27 de enero de 2015

Cosas de las redes sociales

En Tuiter he aprendido que opinar de cualquier cosa manejando argumentos sacados de periódicos on line y tertulianos cuñados te hace parecer un gelipollas nueve de cada diez veces. Y que hay mucho talento sin descubrir, mucho enfermo mental sin diagnosticar y más mundos de los que puedo contar con los dedos de las manos.

En Facebook he aprendido a pensar dos, tres y hasta ochenta veces a decir lo que quiero decir si no quiero malentendidos, a detectar a las personas que me quieren por lo que creen que puedo darles, y a no dar lo que no quiero. 

En Instagram me he dado cuenta de que lo que para uno es importante para otro puede ser una chorrada, que a las gordas les gustan más las fotos de lo que podría imaginar, y que hay cosas que no son opinables, aunque sea objetivamente feas.

En la blogocosa he aprendido que las personas vienen y van, pero las palabras se quedan, y que el amor se deshace tan rápido como la vida útil de un post.

En los chats he aprendido muchas cosas que no puedo contar, que tengo menos paciencia de la que pensaba y que las relaciones a distancia no son para mí.

En Linkedin he aprendido que tengo un perfil difícil, el derecho, concretamente, y que hay egos que no caben en la Internet.

En Ello no he entendido nada.

En Google + he aprendido a ignorar rápidamente lo que no me gusta, sin resquemores, sin mirar atrás.

En Whatsapp he aprendido a decir no y a no responder.


Las redes sociales, ese perder el tiempo de nuestros días.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Catorce cosas

Hay muchas razones por las que deberías participar en las Catorce cosas, pero sólo vamos a contarte unas cuantas:
  • Faltan cuatro tres meses para que acabe 2014. 
  • Ya tenemos nombre para este año: Catorce cosas.
  • La edición de las cosas de 2013 fue muy divertida.
  • En las Trece cosas tuvimos la suerte de contar con 22 blogueros y blogueras, tuiteros y tuiteras y otras personas. 
  • Puedes participar con vídeos, post, imágenes, historias, montajes, tuits, discursos de Alberto Fabra... LO QUE QUIERAS.
  • Serás Promotor Especial Superguay Buenrollista de Honor Bombón Dos Sicilias. 
  • Sólo hay un requisito sine qua non: tienes que ser buenrollista*. No valen amarguras ni dolores. BUEN RO LLIS MO.
  • Es muy fácil: tú nos envías un correo con lo que quieres publicar en Catorce cosas y nosotros lo publicamos.
  • Ofrecemos servicio gratuito de corrección de textos. Nadie sabrá si eres lers.
  • Hacer cosas junto a otras personas, mola. Mira, si no, follJUGAR AL PARCHÍS.
  • Conocerás gente. Bueno, gente no, blogueros y blogueras y tuiteros y tuiteras, que es parecido.
  • Puedes dar rienda suelta a tu imaginación, no temas, seguro que hay alguien peor que tú. O con peor gusto.
  • Te querremos más. Si cabe.
  • Todavía faltan cuatro tres meses para que acabe 2014. Sí, aún. TIENES TIEMPO.



*Y saber qué significa sine qua non.

martes, 16 de septiembre de 2014

Cosas mías

  • Aborrezco hasta la náusea el color azul, especialmente el azul marino.
  • A veces se me olvida que soy mayor.
  • Como con los cubiertos al revés: el tenedor, en la derecha, el cuchillo, en la izquierda.
  • Cuando era pequeña me mordía las uñas. Y aún...
  • Cuento los escalones al subir, pero no al bajar.
  • De pequeña quería ser profesora.
  • Duermo desnuda y con la ventana abierta todo el año.
  • Enloquezco con las voces graves.
  • Hablo mucho.
  • Hoy es mi cumpleaños.
  • Leo todo lo que veo por la calle.
  • Llevo muy mal lo de la autoridad.
  • Me afecta mucho el sonido de los sitios.
  • Me da miedo ir con chanclas por la calle.
  • Me da vergüenza cuando alguien me dice que me lee.
  • Me encanta hablar por teléfono.
  • Me frustra no haber tenido suficiente paciencia para seguir estudiando música.
  • Me gustan los número pero apenas sé sumar y restar.
  • Me sé la canción de Candy Candy en japonés.
  • Mi color favorito es el "depende de para qué".
  • Muevo mucho las manos al hablar.
  • No entiendo las redes sociales.
  • No me gustan las cucharas pequeñas.
  • No me gustan las ONG.
  • No me hacen gracia las bromas que consisten en reírse de las personas.
  • No me interesan las personas que no quieren aprender cosas nuevas.
  • No sé andar con zapato plano.
  • Nunca he mordido un trozo de queso.
  • Nunca me aburro cuando estoy sola.
  • Prefiero las cosas curvas a las rectas.
  • Puedo ser muy cruel. Y terriblemente hipócrita. 
  • Sé escribir con las dos manos. 
  • Sería más feliz si no tuviera que comer para vivir.
  • Siempre llevo vips vaporub.
  • Siempre tomo la leche caliente.
  • Tengo mal ojo para las personas.
  • Tengo mucha paciencia.
  • Tengo muchas pesadillas.
  • Tengo un secreto inconfesable, que nadie sabe.
  • Una vez le toqué el culo a Santiago Auserón en un concierto.
  • Utilizo platos y cubiertos diferentes para las diferentes comidas.
  • Vuelvo a ser de risa fácil.

lunes, 9 de junio de 2014

Cosas

¿Se puede tener un blocks personal y no publicar porque todo parece a la autora con demasiado intensismo y languidez y le da perezón contar la milonga porque suena a lo mejor de Humor amarillo y una se siente absolutamente imbécil?

SE PUEDE

¿Es una gelipollez como una casa?


¿Se puede hacer algo para acabar con tanta tontería e intentar volver a la normalidad?

IGUAL SÍ, PERO NO SÉ

A ver, que si no lo cuento, reviento.

El caso es que he desaparecido definitivamente (sí, otra vez) a Aquiles. Estoy muy triste a ratos, cuando me acuerdo. Y para no acordarme he hecho todo lo que cualquier mujer de mediana edad, madura y sensata, tiene que hacer cuando está hasta el mismísimo toto del fracaso del amor de su vida y quiere desaparecerlo:

  • He tirado los cepillos de dientes. Quería tirar sólo el suyo pero como tenía los ojos anegados en llanto desconsolado y no llevaba las gafas cogí el que pensaba que era el suyo y lo tiré. Así, dramáticamente, de eso que lo tiras con tanta fuerza que pega con el canto del cubo y cae fuera y tienes que recogerlo y repetir. Al día siguiente, ya con las gafas puestas, advertí el error, tiré el que era de verdad el suyo y me lavé los dientes con uno de esos pequeñitos de hotel que llevo en el bolso. Ahora veo el vaso sin el cepillo y me acuerdo igual pero, mira...
  • Le he bloqueado en todas partes: el teléfono, el Facebook, el Tuiter,... En lo que usa y en lo que no usa, por si acaso. Esta decisión, que como todos sabemos es supermadura, está provocando algunos malentendidos con los colegas, que se sorprenden un poco porque no entienden por qué. No pasa nada. Si dan mucho más por culo les bloquearé también. Es muy efectivo y le estoy cogiendo el gusto.
  • Me he deshecho de todo el alcohol. La primera noche, con los ojos anegados en llanto desconsolado y unos hipidos de Rachel que lo flipas me abracé a una botella de Martini y me la terminé. No fue de mucha ayuda, ni esa noche ni el día siguiente. La segunda coche me abracé a una botella de vodka. Más de lo mismo. La tercera noche llamé a mi hermano pequeño y se llevó toda la cerveza y el gin. MUCHO MEJOR.
  • He guardado las almohadas. Ahora echo de menos a él y a las almohadas pero tengo la peregrina idea de que si no puedo soportarlo mucho tiempo podré recuperarlas y volver a dormir rodeada de cosas. Si vuelvo a dormir...
Me siento sola. Muy sola. Terriblemente sola. Más sola de lo que me he sentido en la vida. Pero sé por experiencia, por varias experiencias, que de esto no se muere nadie, que no pasa nada y que es cuestión de tiempo. Sé que pasará. Otra vez.

Uf, ya está, ya lo he contado. Y me he quedao más a gusto que un arbusto.

Volvamos pues a la normalidad.

¿Ustedes, qué tal?

jueves, 14 de noviembre de 2013

Cosas que me pregunto todo el rato

- Canal 9 a tomar por culo.
- ¿Cómo es posible que, a estas alturas, sigamos creyendo que esto es una democracia, y que tenemos voz y voto? 
- ¿Cómo es posible que, con la situación que estamos viviendo, con la cantidad de veces que nos manifestamos, NO PASE NADA?
- ¿Cómo es posible que en este jodido país no haya habido una revolución con sangre?
- ¿Cómo es posible que estas personas que nos gobiernan, o que quieren gobernarnos, se mantengan en el poder, político y económico, durante décadas, impunemente?
- ¿Cómo es posible que ningún político haya sido apedreado en público, por tanta gente que dice no tener ya nada que perder?
 - ¿Cómo hemos llegado a serlas  personas rastreras, conformistas, pusilánimes, sometidas, indolentes, que somos?
- Corrupción política generalizada.
- Desempleo y miseria.
- ¿De qué pasta están hechas esos pedazos de carne con ojos y Rolex que nos gobiernan, que nos mienten, nos ningunean, nos utilizan, nos roban, nos utilizan y hasta nos matan?
- Economía sumergida.
- El Prestige, de rositas.
- ¿Es que aún no hemos tocado fondo?
- La privatización de la sanidad pública.
- Los medios de comunicación, cómplices en el meneo de la mierda.
- Mentiras, mentiras everywhere.
- ¿Por qué las leyes protegen a los poderosos?
- ¿Por qué los no poderosos hacemos algo para cambiar las cosas?
- ¿Por qué no nos organizamos e intentamos cambiar las cosas?
- ¿Por qué nos conformamos?
- ¿Por qué somos tan apáticos? 
- ¿Qué más tiene que pasar para que toquemos fondo?
-  Rescates a la banca, deshaucios a los ciudadanos.
- ¿Ya hemos tocado fondo?


¿Por qué COÑO no hacemos nada? 

Somos unos mierdas. Desde el cariño. Bueno, no. Desde la mala hostia.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Cosas que he hecho el fin de semana

- Bichejo me ha regalado una fascihorripilante cosa de Christian Bale.
- He alojado a tres mujeres maravillosísimas.
- He aprendido una nueva forma de decir MENCANTA.
- He bailado Time Wrap.
- He bebido cerveza.
- He bebido lambrusco.
- He bebido un chupito pero no recuerdo de qué.
- He comido arrós a banda, xé qué bo!
- He comido una pizza con patatas. WTF???!!!
- He desayunado ensaimada de Ibiza, gracias a Themila.
- He disfrutado del flow.
- He hecho de modelo de teletienda.
- He escuchado.
- He hablado de cosas muy importantes: de zombies, de cacas y de supervivencia ante un holocausto zombie.
- He hablado.
- He hecho el tonto en un chino.
- He hecho el ridículo.
- He hecho pipi en un váter de señores. Otra vez.
- He ido tres veces a la estación del AVE.
- He llevado bigote.
- He jurado cosas.
- He oído roncar a Bichejo, a la Fle y a Themila. Y ellas a mí. Ejem.
- He pasado mucho calor.
- He tirado arroz como en una boda.
- He visto a Sil un ratito.
- La Fle me ha regalado unos calcetines de no resbalarse PRECIOSOS que son PURO AMOR y un foulard que está siendo la sensación de la temporada.
- Me he aprendido un bolso por si me toca volver a buscarlo.
- Me ha dado igual que se me acabara la batería a media tarde.
- Me ha dado la pena gorda al pensar el tiempo que va a pasar hasta que volvamos a vernos.
- Me he reído hasta hacerme pipi.
- No he encerrado a nadie en la ducha.
- Se me ha olvidado Twitter.


lunes, 21 de octubre de 2013

Cosas que escucho varias veces todos los días que me están quitando la vida

- Estoy hecha un lío.
- Estoy hecho un lío.
- Me ahogo.
- Me siento desubicado.
- Me siento desubicada.
- Me siento muy sola.
- Me siento muy solo.
- Nadie me entiende.
- No entiendo a nadie.
- No me entiendo.
- No puedo respirar.
- No sé qué hacer.
- No sé que quiero hacer en mi vida.
- No quiero separarme pero
- Quiero cambiar mi vida pero no sé cómo.
- Sé que lo que estoy haciendo no está bien pero no puedo dejar de hacerlo.
- Siento que no he hecho nada de provecho en mi vida.
- Ya no aguanto más esta situación.
- Ya no quiero a mi marido.
- Ya no quiero a mi mujer.

La crisis de los cuarenta, que dicen.

Vaya mierda de generación.

lunes, 20 de mayo de 2013

Cosas que he hecho este fin de semana

- Animar a Bonnie Tyler.
- Bailar mucho con Daft Punk.
- Beber bastante tequila por culpa de Eurovisión.
- Buscar una faja como las que llevan todas en Eurovisión por la Internec.
- Comer la mejor lasaña del universo conocido. Y cenarla. Y desayunar las sobras el domingo.
- Comprar un canapé porque se ha roto el somier.
- Desayunar bloodymarys y gomitar.
- Despellejar Eurovisión.
- Discutir con un cliente.
- Discutir por Skype con un cliente.
- Discutir por Whatsapp con un cliente.
- Discutir por Whatsapp con una compañera.
- Dormir una siesta de TRES horas.
- Escribir cosas que me importan una puta mierda.
- Golpearme la frente con un lavabo y lucir un chichón resplandeciente.
- Hablar con un cliente.
- Hummus exfoliante.
- Llevar faja. Flojita, pero faja.
- Mojarme con la lluvia.
- Pensar. Un poco.
- Plancharme el pelo.
- Poner a parir a la Alonsa.
- Poner mal la contraseña en el cajero y bloquear la tarjeta.
- Poner semillitas.
- Quemar una camisa nueva con la plancha.
- Quitarme la faja.
- Tomar unas cervezas. Varias veces.
- Trabajar.
- Trabajar borracha.
- Trabajar con resaca.
- Ver Eurovisión.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Cosas que me gustan que dicen que no me pegan, pero me gustan

- Abandonar una discusión y dejar al otro con la palabra en la boca.
- Águila Roja.
- Andar descalza.
- Carles Francino.
- Colorear dibujos infantiles.
- Cuidar las plantas.
- El color rosa.
- El Lichis.
- El manga moñas.
- El porno.
- El tequila.
- Estopa.
- Expansión.
- Guns'n'roses.
- Irme sin luchar.
- Jorge Javier Vázquez.
- Hacer bricomanía.
- La comida bionatural de corcho.
- Las chapas de superhéroes.
- Las fragonetas.
- Las plantas.
- Llevar medias en invierno.
- Los blogs de cocina.
- Los clicks de Famobil.
- Los colores fosforescentes.
- Los folletines de amor del siglo XIX.
- Los juegos.
- Los programas de deportes de la radio.
- Los zapatos marrones.
- Mariah Carey.
- Mis plantas.
- Tyra Banks.

jueves, 24 de enero de 2013

Cosas pequeñas que hacen la vida menos rubia

- Las bridas de plástico para sujetar los cables.
Yo me imagino a un señor inventor, un día en su casa, intentando entender la maraña de cables de detrás del mueble del comedor: la tele, el vídeo, el decodificador, la cadena de música, la lámpara de mesa, su reputa madre... Le veo dirigirse al pequeño taller que tiene en la salita y en el que puede trabajar cuando a su mujer no le da por utilizar la máquina de coser... Le veo enredarse ahí, durante horas, maquinando algo que le permita ordenar los cables con algo que no sea celo y cuando se quite se quede el pegamento ahí, dejándolo todo apegaloso... Veo su frustración tras varios intentos con pequeños mecanismos que se rompen, ceden, se lían... Y veo su cara de satisfacción al descubrir el milagro de las pestañas y el ganchito... y, oye, que se me pone la piel de gallina.

Briconsejo: si vas a jugar a ponértelas de pulseras... digamos... inmovilizadoras, procura tener a tu alcance unas tijeras.

- La medida estándar de los palos de escobas, mochos y eso blanco con pelusita.
La persona a la que se le ocurrió que las herramientas de limpieza doméstica, (a.k.a. fregona, mopa y escoba), tuvieran un agujero de tamaño estándar, con una rosquita en la que encajan TODOS los palos que se venden por ahí... merece una vida placentera como casi nadie.

Briconsejo: por favor, que alguien invente también la longitud estándar de los palos, los que medimos más de 1'50 cm. y nos fijamos sólo en tonterías lo agradeceremos MUCHO.

- Las cosas para sujetar el pelo: gomas, ganchos, diademGOMAS Y GANCHOS.
Mira, yo es que veo un gancho para el puto pelo y se me ponen los ídem como escarpias. Un aplauso a los inventores que han vivido por y para el bienestar de las mujeres, que como somos gelipollas nos da por dejarnos el pelo largo aunque no sepamos qué hacer con él.

Briconsejo: hay un sinfín de oportunidades en el mundo de la comodidad de las diademas detrás de las orejas, insistid ahí. Total, que es un trozo de algo curvadito, no puede ser tan difícil, por el amor de dios...

- Los imperdibles.
Que sirven igual pa un roto que pa un descosío. Literal. Cualquiera que tenga afición a estirar de los hilos que salen de la ropa sin pensar en qué sujetan está condenado a llevar varios imperdibles si no quiere que le denuncien por escándalo público.

Briconsejo: incluso aunque llevéis una caja de imperdibles en el bolso no estiréis de los hilitos que salen de la ropa, sobre todo si están en las costuras que sujetan las diferentes partes, véase, costuras laterales de lo que vienen siendo los interiores.

- Los paquetitos de toallitas mojadas.
¿Que tienes que salir corriendo después de almorzar a una reunión, te huelen las manos a bocata de tortilla de atún y hay cola para entrar en el baño del bar? Toallita mojada. ¿Que la lers de la perfumería no tiene nada para quitarte las pruebas de los 386.984 labiales que has probado en el dorso de la mano? Toallita mojada. ¿Que no hay papel en el váter? Toallita mojOJOCUIDAO.

Briconsejo: si vas a limpiarte el toto, mira a ver que no lleve colonia, que pica.

De nada.

¿Alguna más?

viernes, 11 de enero de 2013

Cosas que no sé hacer a la primera

Abrir una lata de refresco
Abrocharme el sujetador
Aceptar un cumplido
Aceptar una invitación
Acertar en la Primitiva
Beber de un botijo
Besar sin lengua
Calcular números: personas, metros cuadrados, veces que pierdo el autobús...
Calentar la leche a la temperatura perfecta
Callar
¿Capital de Australia?
Decir Que te den
Decir Te quiero
Desmelenarme
Despedirme para siempre
Detectar a una mala persona
Dividir con decimales
Doblar un papel por la mitad exacta
Enhebrar una aguja
Entender los porqués de otros
Escribir relaziar
Escuchar una canción sin cantar
Explicar mis porqués
La maleta
La regla del tres
Levantarme cuando suena el despertador
Mandar a la mierda
Multiplicar con decimales
Nadar a mariposa
No oler la comida
Olvidar las malas experiencias
Perfilarme los labios
Planchar la raya del pantalón
Reconocer las canciones de Alejandro Sanz
Recordar el nombre de esta que sale en Premonición… sí, la que hace de hada algo en El señor de los Anillos... sí, hombre, sí, la delgaducha rubia…
Ser
Usar la mano izquierda


(Publicado el 15 de mayo de 2010)


Odio este post. 

miércoles, 2 de enero de 2013

100 cosas mejores que comprar con menos de 70 euros

Hace unos días, aún no sé bien cómo ni por qué, me metí en un fregao en Twitter de esos que luego no te acuerdas cómo ha sido, pero que colea. 

El resumen es que se conoce que llega una edad en la que a los hombres una estación metereológica de sobremesa les parece LO MÁS. WTF!!! Estáis de coña.

Yo no soy muy de listas y no sé de quién fue la idea pero nos retamos a hacer una lista de "100 cosas mejores que comprar con menos de 70 euros". Para un hombre. Bichejo y yo juntas. 50/50. Ahí es ná. Es un buen comienzo para dominar el mundo.

Esta es nuestra lista:
  1. Abono transporte
  2. Afinador de guitarra/púas/funda
  3. Albornoz
  4. Alcohol
  5. Altavoces para el ordenador
  6. Balón de baloncesto/fútbol
  7. Barrilito de cerveza de 5 litros
  8. Batín de Calvin y Hobbes
  9. Billete de avión
  10. Bolígrafo molón
  11. Braga (para el cuello, de esas de forro polar)
  12. Caja de herramientas
  13. Calendario personalizado
  14. Calzoncillos de Calvin Klein
  15. Camiseta del equipo favorito
  16. Camisetas de superhéroes y/o grupos heavies
  17. Cargador de móvil para coche
  18. Cartera monedero
  19. Casco de bici
  20. Cata de GinTonic
  21. Cena para dos
  22. Cepillo de pelos eléctrico
  23. Champagne del bueno
  24. Chándal
  25. Cheque de 70 € de la FNAC
  26. Cien gramos de angulas
  27. Cocktelera
  28. Condones
  29. Contador de pulsaciones cardíacas
  30. Corbata
  31. Cortapelos eléctrico
  32. Cremita para las arrugas
  33. Decantador de vino
  34. Depósito de gasolina
  35. Disco duro externo de chorrocientas teras
  36. Dominio para el blog durante siete años
  37. Dos meses de tarifa plana de Internet
  38. E-book
  39. Entrada de concierto
  40. Entrada de partido de algo
  41. Entrada para la ópera
  42. Entradas para el zoo
  43. Esas cosas acolchaditas que se ponen en los cinturones de seguridad de los coches
  44. Esposas
  45. Forro polar
  46. Funda para el ipad
  47. Funda para la cámara de fotos
  48. Gafas de sol
  49. Guantes para moto/bici
  50. Guantes para móvil táctil
  51. Guitarra barata "para aprender y romper la mano"
  52. Juego de la Play
  53. Juego de liar tabaco
  54. Juego de ordenador
  55. Juego de poker: tapete, fichas...
  56. Juego para medir la temperatura del vino y esas cosas
  57. Kilo de jamón
  58. Lamparita de pinza para leer
  59. Libros
  60. Lijadora eléctrica
  61. Loro (de los de música)
  62. Mando a distancia universal
  63. Máquina de afeitar eléctrica
  64. Marco digital
  65. Masaje sin final feliz
  66. Mascota barata (tipo conejo o hámster)
  67. Miles de dados frikis
  68. MP3
  69. Mueble archivador
  70. Pack serie TV completa
  71. Palomitero
  72. Panderetas
  73. Parque de atracciones
  74. Patines
  75. Perfume
  76. Pijama de Superman
  77. Porno
  78. Putas
  79. Quinielas para todo el año
  80. Radio-despertador de diseño
  81. Ratón gamer de mil botones
  82. Reposa ordenador para portátil
  83. Seis botes de Nesquik de vainilla
  84. Set de botellas de vino
  85. Set de teclado y ratón inalámbrico
  86. Siete entradas para el cine
  87. Siete muñecos de PacMan para decorar estanterías
  88. Suscripción a la revista favorita
  89. Tablet de segunda mano para leer cómics
  90. Taladro eléctrico
  91. Teclado para el ipad
  92. Tomtom baratero
  93. USB de diseño
  94. Vale de "experiencia inolvidable", tipo conduce un Ferrari
  95. Vasos chulos para los cubatas
  96. Visita a una exposición
  97. Zapatillas de ir por casa
  98. Zapatos
  99. Zippo personalizado
  100. Zurrón
Vamos, como dice Bichejo, básicamente cualquier cosa que no sea una estación meteorológica.
 
¿Alguien tiene algo que decir? Sí, eso pensaba.

martes, 11 de diciembre de 2012

El Club de los Cinco: canciones que me han puesto contenta en 2012

1. Fun, We are young


No suelo escuchar música en la radio ergo no me entero de nada.

Un día iba en coche con una amiga y sonó. Estábamos hablando de algo trascendente, siempre hablamos de cosas trascendentes. Hice que se callara y la escuchamos una y otra vez, hasta que amenazó con dejarme en la primera gasolinera.

Me gustan las melodías ascendentes, polifónicas, rotundas. Me gustan las melodías atronadoras que podrían acompañarme mientras bajo emplumada y enjoyada por una escalera de veinte escalones, decorada por miles de luces, bailarinas y telones de terciopelo rojo.

Me gusta.


2. Dan Auerbach, Heartbroken, In Disrepair



Pueden culpar a hermano pequeño. La persona más importante de mi vida aunque, curiosamente, nunca hablo de él aquí. Sí, curioso...

A lo que iba.

Hermano pequeño es quien se preocupa de que no sea una asilvestrada musical, de que vaya conjuntada por la vida, de que vaya a comprar papel higiénico y esas cosas mundanas, de que tenga vida social cuando estoy ameba, de que no muera de pena por las noches...

Es mi sol. Y me manda canciones por guasap y luego me interroga sobre ellas, porque le hace feliz que me gusten sus descubrimientos.

Luego me machaca durante semanas en el coche pero se lo tengo que perdonar, qué quieren, la carne es débil.


3. Groove Armada, At the river

 

Me la descubrió Bereni-C. Me ha acompañado todo el verano esa languidez, esa tranquilidad. Que me da paz, coño, que todo hay que decirlo. La he oído hasta la extenuación de quién me acompañara en ese momento.

Me gusta porque me recuerda a ella, a su esposo, a su pájaro, a su generosidad y su tarta de chocolate. Y porque fue la banda sonora de unos días de verano que va a costarme mucho olvidar. AMO esta canción.


4. Smile, Satellite Blues


Sábado, seis de la tarde. Cola de probadores de H & M en un centro comercial. Gordi en un probador y hermano pequeño (sí, otra vez, qué pasa) en otro. Smile en el hilo musical. Gordi, a medio vestir, sale del probador, entra en el de hermano pequeño, grita, enloquecida ¡PON EL SHAZAM ESE!

Hermano pequeño, curao de espanto, graba, detecta la canción, envía por guasap el nombre del grupo y la canción, tranquilamente. Mientras sigue probándose pantalones, rezonga, enfurruñao: esta va a ser una de esas canciones que no te pegan con la que vas a estar dando por culo hasta el infinito, lo veo.

Y hasta ahora ninguno de los dos hemos entendido por qué la tararero continuamente, pero es un sufrir.


5. Caribou, Odessa



Otra que no me pega nada y que llevo en el móvil, incomprensiblemente.

Me pregunto a menudo por qué me gustan canciones que no me pegan. Me pasa especialmente con la música más o menos electrónica, que me horroriza en general, hasta que un tema, por lo que sea, se me incrusta en el córtex y ya no dejo de escucharlo nunca. Me imagino con 80 años y tarareando esta, así lo digo.



Hay más, seguro, pero estas han sido descubrimientos de 2012 que ya están en mi lista de más amadas, porque me ponen contenta. Y cuando una canción me pone contenta, me pone mucho.

¿Y a ustedes, qué canciones les ponen contentos?

lunes, 10 de diciembre de 2012

El Club de los Cinco: cosas chachis de 2012

1. Estoy aprendiendo a cocinar.
Ya lo conté. Pero es que va a peor. He descubierto que, claramente, lo mío son los dulces pero me he atrevido con algún guisado, unas cuantas salsas para pasta y algo de pescado. Y ha sido todo un éxito. Cuando se lo conté a Aquiles me dijo "mira a ver cómo se lo cuentas a tu madre, va a preocuparse". Y tenía razón: ahora mi madre piensa que me pasa algo grave que no quiero contarle.

Mientras pienso en una buena explicación me siento muy feliz llevándome tuppers propios para comer en el despacho. 


2. He conseguido quitarme el flequillo.
Cuando era joven e inexperta llevaba una melena de esas pantojil, lisa, rubia, sosaina, vaya.

Una tarde, cuando volvía de clase, pasé por una peluquería que acababa de abrir. Me llamó la atención la decoración: todo muy rococó, muy de Luis XIV, muy dorado. Me pareció muy moderno y rompedor para ser una peluquería. Pero lo que más me gustó fue el pelo que llevaba la chica del mostrador: negro tizón con el flequillo azul eléctrico.

Entré, pregunté si podían atenderme y dos horas después ya no tenía pelo en la nuca, ni en las orejas ni casi en ningún sitio: parecía Twiggy. Pero llevaba flequillo por encima de las cejas. Era 1992. Y hasta hace unos meses.

Estaba hasta el c*ñ* del flequillo. El logro ha sido tener paciencia para cambiar algo que ya no me gustaba.


3. He vuelto a estudiar.
Esto también lo he contao. Mis sentimientos han cambiado desde esa entrada: ahora me da un por culo infinito haberme matriculado. No lo estoy disfrutando. No me gusta estudiar así. Y, así y todo, estoy sacando notazas. Un hórror todo. Pero, al menos, ya sé que no tengo que volver a hacerlo. Y quizás (quizás) algún día me sirva para algo. Chi lo sa.


4. Madrugo.
Para la gente que se levanta a las seis de la mañana decir que "madrugo" levantándome a las 7'30 debe ser para matarme. Pero es que una consigue dormirse, con suerte, con mucha suerte, sobre las dos y media de la mañana, entre lágrimas de desesperación, con el blíster de Orfidal y un vaso de agua sobre la mesilla de noche. Todos los días. Todas las noches.

Y me parece un avance despertarme sólo una vez cada noche, aunque no sé cómo ni por qué lo he conseguido: hasta hace unos meses me levantaba dos o tres. Supongo que con una mezcla entre técnicas de relajación, rutinas para ir a dormir. rutinas para despertarme, autosugestión, y muerte súbita por cansancio.

La cuestión es que ahora me despierto a una hora que me permite llegar a tiempo a trabajar 9 de cada 10 veces. Hace unos meses la proporción era justo al revés. 

Es una gelipollez pero no empezar todos los días con una bronca descomunal del jefe hace que el día no empiece como una puta mierda 9 días de cada 10. Luego se va jodiendo todo pero al menos sé que no voy a entrar con una bronca en la nuca.


5. Mis plantas.
Hay gente que dice que las plantas tienen una conexión con el estado de ánimo que hay en una casa. Bueno, mi madre lo dice. También dice que las plantas acusan mucho el cambio de sitio, que tienen que aclimatarse, como las personas.

Igual es difícil de entender, casi tanto como de explicar, pero me importan mis plantas. Me preocupo de que tengan lo que necesitan: luz, agua, tierra adecuada...Y ellas se preocupan por mí: sintonizan con mi estado de ánimo, crecen, están verdes y bonitas. Acusaron mucho el cambio de casa. Dos murieron. Les tenía mucho cariño: una me la regaló mi madre tres años antes y otra mi mejor amiga, tenía nueve años. El resto han estado muy pochas durante meses, pero hacia la primavera empezaron a reviscolar: se han aclimataron a la luz, al sol, al interior, a los incendios. Y yo me puse muy contenta. Ahora están estupendas. Me siento muy orgullosa de ellas.


* Y de deberes me haces una lista de cinco cosas buenas de 2012, que alguna ha tenido que haber, el regodear se va a acabar  (...)
Bichejo, 5 de diciembre de 2010 en Forever alone.

Bichejo, mujer vehemente y positiva donde las haya, me puso deberes el otro día. No soy muy de hacer listas pero sí soy obediente y disciplinada, y he aceptado el reto. Es más, veo el reto y multiplico la apuesta.


Cinco cosas chachis de 2012 de las que me siento orgullosa aunque sean gelipolleces. Esto no acaba aquí.
Va a haber más.

jueves, 26 de abril de 2012

Cosas tontas que me ponen contenta mucho rato

- Algunos mensajes de correo.
- Bohemian Rhapsody.
- Cantar a voz en grito en la ducha.
- Compartir tonterías frikis con amigos.
- Correr como Phoebe por el parque con mi sobrino.
- Dormir acompañada.
- Dormir la siesta en mi playa.
- El chiste del pájaro en la rama del árbol.
- El color amarillo. Y el rosa. Y el naranja. Y el negro de cuello alto.
- FollHACER MANITAS CON AMOR.
- Hacer animales de plastilina.
- Inventar palabras.
- Ir a la peluquería.
- Jason Lee.
- Josmar.
- La cola light de bote sin cafeína.
- La lluvia.
- La Nutella.
- Las cosas redondas.
- Las cremas hidratantes. TODAS.
- Las quedadas tuiteras.
- Las torrijas.
- Leer cosas que me hagan reír.
- Los días de fiesta.
- Los ginestonics.
- Los jarseis de cuello alto.
- Los huevos de falacias.
- Los masajes en las manos. Que me toquen las manos, vaya.
- Los números pares.
- Los zapatos
- Los zuecos.
- No aburrirme nunca.
- Pintar animales de colores a demanda.
- Quedarme un rato en la cama despierta, con la luz entrando por la ventana.
- Regalar cosas bonitas imútiles.
- Saber cosas que no sirven para nada pero hacen ambiente.
- Sentirme querida.
- Tener ganas de escribir.
- Tener razón en una discusión.
- Ver crecer nuevos brotes en mis plantas.
- Ver felices a las personas que quiero.
- Vivir así, que es morir de amor.

    jueves, 22 de marzo de 2012

    Cosas que explican cosas

    - Apalabrados ya me aburre.
    - El FBI ha cerrado Megaupload.
    - El turno de noche de Facebook está muerto.
    - Estoy más tiesa que la mojama.
    - Estoy pasando por una crisis twittera.
    - Los blogses que sigo han muerto o actualizan con menos frecuencia.
    - No estoy de humor.
    - No estoy de humor para andar con tonterías sociales.
    - Sigo sin tele.

    Ergo...

    martes, 25 de octubre de 2011

    Cosas que no sé por qué me gustan

    - Amenazar a San Cucufato.
    - Contar (cosas).
    - Crímenes imperfectos.
    - Decir que no porque sí.
    - Desmontar (cosas).
    - El francés. Ejem.
    - El orden natural (de las cosas).
    - El pan sin sal.
    - El Pirata Roberts.
    - El plástico de bolitas.
    - El tequila.
    - El vino blanco.
    - Escribir.
    - Escribir mal a drede. Abeces.
    - Estopa (yastá, ya lo he dicho).
    - Hablar.
    - Hablar por teléfono.
    - Ignatius T. Reilly.
    - Ir desconjuntada.
    - Ir en autobús.
    - Jason Lee.
    - Jugar al abrazo del oso con mis hermanos.
    - La Cola Light Sin Cafeína, sin limón y sin hielo.
    - Las almohadas.
    - Las cajas.
    - Las cremas hidratantes.  TODAS.
    - Las cosas de color rojo Valentino.
    - Las cosas redondas.
    - Las gafas.
    - Las ventanas abiertas.
    - La historia del mapa de Piri Reis.
    - La Javanaise*.


    - La luz tirando a amarilla.
    - La pregunta cuya respuesta equivocada es Michael Mancuso.
    - Las fotos.
    - Las fotos de ángeles.
    - Las letras copleras.
    - Las listas.
    - Las mujeres con el pelo corto.
    - Los ambientadores azules.
    - Los copos de avena con el Colacao.
    - Los destornilladores.
    - Los foulares.
    - Los hombres con jerseys de cuello alto.
    - Los huevos de palabras.
    - Los mongoreplies.
    - Los monólogos de Luis Piedrahita.
    - Los pongos.
    - Los zapatos. De tacón.
    - Saber latín.
    - Twitter.



    *¡JA! ¡Y van cinco sin rima!