Mostrando entradas con la etiqueta Música express. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Música express. Mostrar todas las entradas

miércoles, 12 de julio de 2017

Día 7: Harrison

¿Sabes cuando llevas una canción en la cabeza todo el día y no puedes parar de tararearla y parece que todo se acompasa y lleva tu ritmo, aunque estés cansada y hasta un poco regulero y actúa como una especie de mantra que hace que dejes la mente en blanco cuando caminas por la ciudad?

¿Sabes cuando hace mucho calor y estás deseando llegar a casa y meterte en la ducha y son sólo las dos de la tarde y sabes que no llegarás hasta horas después y te estás agobiando y, de repente, pasas por una tienda y está sonando esa canción que está marcando tu día y se te pone una sonrisa, como si los astros se hubieran alineado para hacerte el día un poquito menos malo?

Pues, hoy.

 

martes, 23 de diciembre de 2014

No ni no ni no ná no trabal

Una de mis canciones más favoritas del año era esta:



Me gusta la melodía, el ritmo, me da buen rollo y me gusta cómo canta esta cordera. En definitiva, me gusta. Es música. La música te gusta o no, por diferentes razones que no tienes por qué razonar, y a mí esta canción me gusta. 

Ahí estaba yo el otro día, la mar de contenta, tarareando la canción no ni no ni no ná, ni no ná, no trabal, no ni no ni no ná, ni no ná, no trabal... cuando va y la amiga de una amiga me dice: qué mal gusto de canción, que no te lo tomes a mal pero es que es apología de la obesidad y eso me parece que...

Como no me había parado a escuchar la letra y, en realidad, a las tantas de la noche y con unas cervezas me sudaba un poco el coñME DABA IGUAL lo que decía la letra ni discutí ni nada, me di la vuelta y yo a lo mío ni no ná ni no ná no trabal...

Al día siguiente esta chica (a partir de ahora conocida entre las amigas como f*ck*ng skinny bitch of h*ll, la pobre) va y me manda este post. Resulta que se conoce que hay personas que se han sentido ofendidas porque la Megan ridiculiza a las delgadas y ha desaprovechado la oportunidad de hacer una canción inclusiva para las gordas y por eso la señorita del vídeo se siente en la obligación de hacer una versión cambiando unas cosas para que no sea todo tan de skinny bitches. y lo políticamente correcto ocupe el sitio que le corresponde en el universo del pop. 

Supongo que si la canción hubiera pasado sin pena ni gloria directamente a los recopilatorios de gasolineras a nadie se le habría ocurrido hacer esta gelipollez pero, eh, ha sido un hitazo, no va a beneficiarse sólo ella de la eterna lucha gorda vs. unas cuantas de flacas. 

Que yo igual me equivoco pero si vas a intentar combatir una canción pop en tonos pastel con una Joanbaezada a contraluz con mugs en el alféizar, PEÍNATE COMO DIOS MANDA, POR EL AMOR DE DIOS. Y quítate las perlas.



Bonus track:

Las mejores versiones son siempre las de Jimmy Fallon y The Roots con los Classroom Instruments.





NOTA: Recordadme que os cuente algún día lo que me parece la letra de verdad, no se me vaya a olvidar.

martes, 4 de febrero de 2014

Querida Bich

Querida Bich:

Yo quería escribirte un post muy chulo de felicitación de cumpleaños pero ayer no me dio tiempo y hoy tampoco. Podía haberlo escrito antes, sí, pero no. Espero que me comprendas.

Me sentía medio regulero y me he acordado mucho de ti todo el día, por ejemplo, cuando Aquiles se ha pillado los dedos esta mañana en la ducha, otra vez. Y también cuando ha subido al autobús la señora con el pelo horrible a lo hormigas en el árbol. Y de lo mucho que hubieras disfrutado el solazo de hoy. Y cuando he llegado a casa de papás y mi madre ha hecho cocletas me he acordado de las cloquetas de mortadela. Y... y todo el rato.

El caso es que llevo todo el día deseando intensamente que tengas un feliz cumpleaños. Porque sí, porque te lo mereces, porque me caes bien, porque eres una persona excepcional y porque te quiero. Ya sabes, lo de la caEJEM.




DIEZ DÍAS.

lunes, 30 de diciembre de 2013

Sé feliz. Se pega

- Tía, a mí me gusta estar contigo porque juegas mucho conmigo y siempre estás contenta y me pones contento pero cuando me voy no, que yo tampoco estoy contento cuando me voy. Me voy a llevar el dibujo para no estar triste.


Y a mi me parece lo más bonito que se le puede decir a una persona. Que le pones contenta, que le das buen rollo, que cuando se acuerda de ti o algo le recuerda a ti se le olvida la tristeza, manque sea un poquito nomás.

Me van a perdonar pero me he quedado una de las sugerencias de Newland23 para las Trece cosas para mí porque quiero que se quede aquí, recordándome lo importante que es andar por la vida dejando buen rollo, porque siempre vuelve. SIEMPRE.

 

Y para 24 horas de felicidad, pueden visitar www.24hoursofhappy.com.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Dejarse llevar

Dejarse llevar por amor está sobrevalorado.



viernes, 20 de septiembre de 2013

Lo del caralibro

Yo he venido aquí a hablar de mi caralibro.

No es un secreto que soy muy fan de las redes sociales. Todo lo que me han dado, y me dan, es mucho más de lo que nunca hubiera esperado pero, oye, tienen sus cositas. Si a eso sumamos que yo también tengo mis cositas... pues un no parar de risas y jalalala.

Coño, que me estoy encontrando con situaciones surrealistas que ríete tú de La Cúpula de los cojones.

Y la más mejor-peor es Facebook.

Al principio yo era como muy talibán de mi intimidad: "yo sólo acepto a mis amigos más íntimos". Gelipollas, vaya. Claro, un aburrimiento del copón, porque íntimos, lo que se dice íntimos, pues hay poquitos, y muchos no utilizaban el caralibro para nada. O para poner fotos de su perro y de sus niños. Un coñazo.

A medida que fui usándolo me di cuenta de que era MI SITIO. Me encanta el caralibro. Con sus altibajos y sus cosas, pero me encanta. Fui abriendo la mano e iba todo muy bien: uno que he conocido una noche nosedónde, otra con la que he hecho un curso, una con la que iba al colegio de pequeña, los compañeros de facultad, los ex compañeros de trabajo, la gente que iba conociendo en Twitter y del blog... Todo muy bien. Porque lo mejor de esto es que con botones se arregla todo. Así que como siempre he tenido el dedito igual de rápido para aceptar que para ignorar solicitudes o borrar contactos, pues sin problemas y sin rencores. Qué fácil es escaquearse en Facebook... Y luego los cambios de configuración, la posibilidad de poner a la gente lejitos... xé, el despiporre! Y yo feliz.

Hasta hace unos meses. Resulta que un día recibo una solicitud de amistad de la mujer de un señor que me estoy zumbando. Y me quedo muerta. La conozco, me conoce, tenemos amigos comunes y coincidimos comentando en algunos sitios. JODER.

Me apetece una mierda tener su carita ahí, entre los míos pero, tras una rápida consulta al comité de crisis de la panda de la mediana edad, la acepto, no se vaya a pensar lo que sí es, se mosquee y la liemos.

Y nada, ahí la tengo. No molesta demasiado, pero no me mola tenerla. 

Y cuando ya me había acostumbrado va y la historia se repite con otra esposa. ¡LAPUTADEOROS!

De hecho, me juré a mí misma que si recibía una tercera solicitud del mismo palo, las metería en una lista llamada "El Club de las Primeras Esposas" y publicaría cositas especialmente para ellas. A ver qué pasaba.

En fin, que ahí estoy yo y ahí estaban ellas. Y ellos. Todos ahí, al montonet.

Y en eso que se separan las dos parejas con unos días de diferencia y se eliminan vicevérsicamente de los Facebook. Y yo me quedo con todo: con ellos, que ya no tienen a sus esposas como "amigas", y con ellas, que me tienen de "amiga" a mí, pero no a ellos, claro.

Y entonces ellas no dejan de poner trozos de canciones miérder de esas de desamor, traición, perdones y milongas con palmitas y cajón. Que no sé pa qué, si ya no les tienen a ellos en el caralibro...

Pero eso no es lo peor. Lo peor es que me van a tener que atar los deditos un día de estos porque yo me espero una horda de rumanos en la puerta de mi curro el día que publique esto, a ver qué pasa:

martes, 17 de septiembre de 2013

Somos

Somos lo que comemos. Y lo que contamos. Y lo que no decimos. Y lo que cagamos. Y lo que no bebemos por temor a un control de alcoholemia.

Somos todas las veces que nos han acariciado y todas las veces que esperábamos que nos tocaran fugazmente al pasar. 

Somos el pelo que perdemos y los kilos que ganamos. 

Somos una historia que alguien cuenta cuando no estamos, un recuerdo que alguien tiene cuando nos hemos ido, porque somos cuando alguien sabe que somos. Cuando nadie sepa nada de nosotros dejaremos de ser.

Somos nuestra letra en un papel, nuestra copa a medio beber, una cucharilla de café sobre la mesa y una servilleta arrugada abandonada en el mantel. Somos la ropa en el suelo, el libro abierto por el capítulo seis, la toalla mojada en el baño, la cortina enredada en el sol.

Somos todas las palabras que conocemos, las imágenes que hemos visto, los sonidos que nos han roto.

Somos lo que nos mantiene pegados a nosotros mismos.

lunes, 16 de septiembre de 2013

El tiempo pasa

El tiempo es eso que pasa siempre a la misma hora.

Mires cuando mires el reloj, está pasando. Y, por esa especie de milagro cósmico que hace que seamos todos iguales pero diferentes, pasa para cada uno a una velocidad, pero para todos pasa a la vez.

El tiempo es eso que no sabemos definir, tan difícil de explicar, pero tan sencillo de pasar. El tiempo no huele, no hace sombra, no salpica ni hace ruido y, aún así, sabes que siempre está contigo. Y que pasa.

Para mal y para bien, el tiempo pasa. Pasémoslo juntos.

 

viernes, 9 de agosto de 2013

Hoy es viernes

Hoy es el viernes más viernes del año.

El viernes de todos los santos.

El superviernes. El maxiviernes. El überviernes. 

El viernes que lo deja todo más blanco.

El yin y el yan de los viernes.

El viernes que jroña que jroña.

El viernes que quita los pecados del mundo.

El viernes de guardar.

El viernes de amor, de piscina, de almohada, de agua, de polo de naranja de hielo, de ventilador con cintas, de melón sin pepitas, de música de madrugada, de pinza en el pelo, de pantalón corto, de bikini, de aftersun...

Venga, viernes, alégrame el día.

viernes, 12 de julio de 2013

TOC, TOC

Hola. yo he venido aquí hoy a confirmar mi TOC y a mandar un mensaje a quien corresponda:

 

Y aún no tengo claro que se me haya entendido bien.

miércoles, 17 de abril de 2013

Yo confieso

- Ave María Purísima.
- Sin pecado conferida.
- Verá, padre, que yo quería confesarme.
- Qué bien, hija. ¿Hace mucho que no lo haces?
- Pues verá, está mañana nos hemos levantado un poco pálots y...¡AH! ¡Confesarme! Espere. Desde el 16 de junio del 87 o así.
- Va a ser largo.
- No crea, padre, si soy más buena que las torrijas...
- Bueno, pues dime, hija.
- Verá, padre, tengo pensamientos impuros y es con unas tetazCON UNA MUJER.
- Eso es pecado.
- Si usted la conociera no, padre. Es una buena mujer. ¡Qué coño! Es una mujer increíble. Y muy inteligente. Y muy sabia. Y tiene un sentido del humor... Y es cariñosa, divertida, ingeniosa... También tiene una mala leche del copón. Y puede que no sea perfecta pero, oiga, yo no he venido aquí a ponerla a parir.
- Ajá.
- ¿Que igual tampoco es muy pía? Pues igual, pero la quiero lo mismo, que me da alegría, oiga.
- Ajá.
- Y luego es un poco POOTAH. Pero la puntita nomás...
- Ajá.
- Y, mire, padre, seamos francos, las tetas... y, ya sabusté, que tira més un pel de figa que una maroma de barco, y no digamos de las tetas Y una no es de piedra. qué quiere que le diga.
- AJÁ.
- Y me ha enseñao muchas cosas de TuiTU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU TU

Mierda. 

El despertador. 

Es tarde. Muy tarde. OTRA VEZ.

Y no va a darme tiempo de escribir nada sobre mi Toayita.

Mira, nada, le pongo una canción de alegría y ¡hale! a correr, que seguro que me lo perdona.

lunes, 30 de julio de 2012

Escribir

¿Cómo he llegado a convertirme en una persona que escribe sin parar, casi compulsivamente? ¿Por qué siento la necesidad de escribir todo el tiempo?

Ni siquiera se trata de contar todo lo que me pasa, o todo lo que me preocupa, o todo lo que siento, ni siquiera es eso. Es algo más profundo. 

Escribir se ha convertido en una especie de argamasa que cubre las grietas de mi burbuja. No tengo claro hasta cuándo va a aguantar. A veces pienso que es una burbuja sólida que me protege de todo mal y me siento segura. Otras, más a menudo, veo amenazas por todas partes, noto los embites de la realidad, más o menos fuertes, y me dan ganas de acurrucarme en un rincón, porque no tengo claro que vaya a resistir. Pero sigo escribiendo. Por si acaso.

Y ese "por si acaso" son posts que nunca publico, libros que nunca termino, correos que nunca envío... un mundo de palabras escondido que, probablemente, morirá conmigo.

Escribir se ha convertido en una terapia inacabada. En un mar de lágrimas que componen una melodía que nunca tiene fin.


Lacrimosa, Wolfgang Amadeus Mozart.

lunes, 21 de mayo de 2012

Preguntas (I)

Se conoce que una para saber, que no ocupa lugar, tiene que preguntar. Bien.

¿Cuál es su (de ustedes, coñe) canción favorita para frinkar?



Solomon Burke, Cry to me

(Video de carácter orientativo y no vinculante. Ejem)

lunes, 9 de abril de 2012

De las canas

Estoy de luto. Me han salido dos canas. En el pelo.

Cuando eres una señora de mediana edad sin canas y con un complejo de Peter Pan del tamaño de Asia la aparición de esos dos pelos blancos son un aviso de que, quieras o no, el tiempo pasa inexorablemente y tu decadencia ha empezado.

No me consuela que otros me digan que tienen el pelo blanco desde los 20 años, o que a todo elm undo le salen canas, o que sus canas a ellos no les preocupan. Sinceramente, a mí sus canas tampoco me preocupan, son las mías las que me porculizan.


Hellogoobye, Getting old.

martes, 14 de febrero de 2012

El dúo de las flores

El relente de la noche es traicionero y, en pleno mes de julio, tuviste que levantarte a por una mantita, porque mi tiritera estaba estropeando el momento.

Olvídalo todo, relájate, disfruta del momento, me dijiste. Mira el cielo, ¿ves? parece vacío, infinito, pero hay millones de cosas colgando ahí arriba. Quizás en alguna de ellas hay dos como nosotros preguntándose qué hacen esos dos lilas tiritando a la intemperie mirando hacia arriba.

Sonreíste. Sé que sonreíste.

Yo miraba tu dedo señalando las cosas colgantes que brillaban ahí arriba. Recordé en aquel momento eso de sólo un necio mira el dedo que señala la luna pero no me sentí necia. Simplemente, era lo más lejos que me llegaba la vista. Tu dedo.

En aquel momento supe que recordaría aquel momento como uno de los más felices que había vivido. Y deseé que no acabara nunca.

Y entonces me dormí.

Al despertar, casi de día, seguías mirando al cielo. Llevabas césped enredado en el pelo y no habías soltado mi mano.

¿Sabes?, dijiste bajito, en realidad espero que haya muchos más de dos lilas ahí arriba. Espero que haya millones. Y que se mueran de envidia.

Y les dedicamos nuestro acto de amor. Con bises.


El dúo de las flores, de Lakmé, de Léo Delibes.

jueves, 2 de febrero de 2012

Qué jodidos los recuerdos del amor ¿no? Porque mientras dura dura pues, oyes, a una le da cosita ver esa flor seca entre las páginas de un libro, ese juguete de un Kinder dandoporculo en la mesa del ordenador, esa entrada de cine del ciclo de cine musical yugoslavo de entreguerras... pero, luego, ay, luego...

Cuando se acaba es una mierda encontrarse todas esas chorradas por ahí, a cada paso, porque una no se hace a tirarlas, pero tampoco quiere verlas tooooodo el tiempo por ahí. Una penita...

Por eso no acabo de entender a esa gente que se tatúa el nombre de su amor. Del de ese momento, vaya. Porque cuando se acaba, y se acaba, como todo, ¿cómo coño supera uno saber que lleva pa siempre un recuerdo de esa persona que una vez amó y a quien ahora desea una colitis ulcerosa? ¿Cómo puede una llevar encima, SIEMPRE, un recuerdo que alguien de quien no quiere acordarse?

Sólo de pensarlo me dan escalofríos. Porque yo ya tengo recuerdos de amores perdidos en la piel, y gratis, y ya m gustaría quitármelos, ya.

Por eso cuando veo a mi becario rascándose el bajo vientre porque le pica su nuevo tatuaje, pues no lo entiendo. El tío acaba de tatuarse en el pubis el nombre de su novia, la de ahora, en klingon. Sí, sí, como lo leen. En klingon. Y lo peor es que es reincidente: lleva el nombre de la anterior en otro chorra idioma en el culo.

Ahora tengo las ganas de la muerte de que se eche otra novia y le dé por tatuarse en sánscrito su nombre en el miembro, y que se llame Escolástica de todos los Santos, pero ese es otro tema.

¿A alguien más le pasa? ¿Alguien más tiene tatuado su nombre, en ese trozo de su piel, con o sin tinta?


Doña Concha Piquer, Tatuaje

martes, 10 de enero de 2012

De la monarquía

La monarquí está como decadente últimamente ¿no?

Felipe envejece a marchas forzadas y le congelan el sueldo, Letizia está delgadísima, al rey no paran de salirse morados por todas partes, las infantas están más de capa caída que el Tang y el yernísimo está denoostado.

Y, para colmo, los Reyes Majos sólo me han traído una cana. ¡UNA CANA! Ni calcetines, ni fajas, ni pijama, ni una mísera colonia. ¡UNA CANA! Es el principio del fin. ¿Qué será lo siguiente? ¿¿¿ARRUGAS???

Mierda.

Por eso soy republicana. Lo de la monarquía es una mierda. Como un camión.

Bueno, no. Hay un Rey del que soy súbdita incondicional, devota, absorta, enamorada, sumisa, esclava... hasta que su muerte nos separe.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Recuerdos

Una vez escribí un post muy bonito sobre echar de menos. Lo he leído alguna vez, era muy triste. Muy triste.

Ahora vuelvo a echar de menos pero no quiero estar triste, ya hay demasiada tristeza a mi alrededor y no me puedo permitir más. O no quiero. 

Intento racionalizar mis sentimientos, me repito una y otra vez eso de que nadie se muere por echar de menos, me digo que no pasa nada, que la vida sigue, que pasan otras cosas que merecen mi atención, que hay otras personas a las que quiero prestar atención... me miento...

En este ejercicio de racionalización extrema me digo que no echo de menos a la persona, que lo que me atora las arterias hasta quitarme la respiración a veces es ora la ansiedad, ora el colesterol, ora el recuerdo mitificado de aquel que estuvo a mi lado y se ha ido.

El colesterol y la ansiedad me preocupan poco. Una se medica o se muere y a otra cosa, mariposa. Es el recuerdo, lo jodido. Porque, si llegamos a ser conscientes de que echamos de menos el recuerdo de alguien, sabemos que nunca nada volverá ser lo mismo. Es posible que no le queramos igual, que no nos gusten las cosas que antes nos gustaban de esa persona, que nada sea igual.

Así que no me queda claro que es menos malo, seguir echando de menos a alguien desesperadamente, manteniendo viva la esperanza de que vuelva algún día, o saber que echo de menos su recuerdo y que nunca volverá.


Barbra Streisand, The way we were

viernes, 18 de noviembre de 2011

Gritijits for la Fle

Hay canciones imprescindibles: son esas que siempre tienen que sonar en las fiestas pa jartarse de reir y de bailar. Algunas una nunca se las pondría en casa mientras hace la cena pero se emociona hasta el éxtasis santateresiano cuando suena por ahí y se ha tomao unas copichuelas, I mean.

Atendiendo a la solicitud de la Fle, paso a elaborar una listita orientativa de TEMAZOS IMPRESCINDIBLES que nunca deben faltar en una fiesta. Se admiten sugerencias.

Spanish revival powa
En este apartado, Eurovisión es un filón casi inagotable. Muy fan. MUY FAN.
- Paloma San Basilio y Juntos. No se puede tener más caspa.
- El muerto vivo, de Peret.
- Luis Aguilé, porque todos estamos de acuerdo en que es una lata, el trabajar.
- Las flechas del HAMOR, de Karina.Y otras.
- Raphael. JRANDE (Sil, que te quiero). Yo apuesto por Mi gran noche y su versión de Aquarius.
- María Jiménez, con Se acabó
- Soy un truhán, soy un señor, de Julio Iglesias y cierra España.
- Marisol. En una fiesta no puede faltar el corazón contento.
- Testoy amando locamenti, de Las Grecas. Pobres.
- Baccara, Yes sir I can boogie. Frikismo a tope.
- Camilo Sexto. IMPRESCINDIBLE SIEMPRE: Vivir así es morir de amor.
- Desde que llegaste sólo vivo cantando HEY, de Salomé.
- Vete, de Los Amaya.
- La de si todo el mundo cantara esta canción laralalala... de Betty Missiego.Ya digo, Eurovisión es un filón.

Spanish powa rait nao
- Aire aaa, de Pedro Marín.
- Ya en Siniestro Total, bailaré sobre tu tumba.
- Los Sencillos. Qué bonito es.
- Hago Chas y aparezco a tu lado, de Alex y Cristina.
- Comeranas, de Seguridad Social.
- Cuando tú vas, de Chenoa.
- Porque Peor Imposible, debajo de una sombrilla.
- Desátame, Mónica Naranjo, le suelta el pelo a cualquiera.
- Don Diablo, de Miguel Bosé.
- En el campito, de O'Funkillo. Turuntuntuntuntuntuntun... ESE BAJO 
- El Exorcismo de Luixi Toledo. 
- El chaval de la Peca. Marc Parrot está muy guay pero a mí me molan sus versiones de Libre y de Abanibi, aboebe, que vete a saber qué leches quiere decir.
- Malena Gracia, Loca es TOTAL.
- Tonino Carotone. Me cago en el amor. ¿Pa qué más?
- Tamara/Yurema/Ámbar/comocoñosellameahora, pero con No cambie.
- Fui a la orilla del ríoo, y ví questabas mu solaa, ví que te habías dormiooo...
- Pavo Real, de El Puma.
- Pimpinela y su Pega la vuelta. Grandes momentos karaokianos. 
- Los Petersellers, con el Superdiscochino. Mola.
- La Casa Azul, que son Superguays.
- La Terremoto de Alcorcón. Ese time goes bay con Loli... es mucho.
- La Fundación Toni Manero. Yo las pondría todas en algún momento de la noche.
- Los Fresones Rebeldes son muy risibles.

Dancing internacional
- Adriano Celentano, con Azzurro, que es una risa.
- Al Bano y Romina Power, que es que será porque te amo.
- Barbra Streissand y Donna Summer (BARBRA STREISSAND Y DONNA SUMMER) con Enogh is enough.
- Barry White, con My first, my last, my everything
- Elton John está genial con Don't Go Breaking My Heart.
- Georgie Dann. Aunque sea por lo que dura, que es que este hombre no se muere nunca.
- I will survive. Es que a mi, Gloria, me pone.
- Last dance, de Donna Summer. Uf.
- Mika. Big girls (jijiji) y Grace Kelly son muy de dancing.
- Scissor Sisters, con I don't feel like dancing.
- I'm a believer, de Smash Mouth.

Y así, un millón de canciones de disco music. O un trillón.

Total look
- ABBA, especialmente Waterloo
- Alaska y Dinarama, Alaska y Pegamoides, Alaska y Fangoria... ALASKA.
- Bee Gees, con esas voces de llevar siempre slips apretadísimos, tienen que aparecer. Sí o sí.
- Bonnie M. Estos tienen de tó, desde el insufrible Feliz Navidad narananananana, pasando por los Rivers de Babylon (aunque yo para esta soy MUY FAN de la versión de Quimy Portet) a Daddy Cool.
- El Tigre de Wales. Delilah y It's not unusual, Carlton Banks' way.
- Village People. A estos los pones y la peña lanza la sobaquera al aire sin pudor. YMCA o In the navy, lo petan.

Y todos sabemos que las canciones de series de dibujos de los 80 tiran mucho (depende de las edades, claro).

Y hay más, claro, pero me voy a esperar a ver qué le parece a la Fle la listita pa ir tirando. Ya me pondré con los villancicos.

Les dejo con mi video musical favorito EVER. Lo he visto tantas veces que hasta me sé la coreografía.


¿Se les ocurre alguna más? ¡Seguro!

martes, 25 de octubre de 2011

Cosas que no sé por qué me gustan

- Amenazar a San Cucufato.
- Contar (cosas).
- Crímenes imperfectos.
- Decir que no porque sí.
- Desmontar (cosas).
- El francés. Ejem.
- El orden natural (de las cosas).
- El pan sin sal.
- El Pirata Roberts.
- El plástico de bolitas.
- El tequila.
- El vino blanco.
- Escribir.
- Escribir mal a drede. Abeces.
- Estopa (yastá, ya lo he dicho).
- Hablar.
- Hablar por teléfono.
- Ignatius T. Reilly.
- Ir desconjuntada.
- Ir en autobús.
- Jason Lee.
- Jugar al abrazo del oso con mis hermanos.
- La Cola Light Sin Cafeína, sin limón y sin hielo.
- Las almohadas.
- Las cajas.
- Las cremas hidratantes.  TODAS.
- Las cosas de color rojo Valentino.
- Las cosas redondas.
- Las gafas.
- Las ventanas abiertas.
- La historia del mapa de Piri Reis.
- La Javanaise*.


- La luz tirando a amarilla.
- La pregunta cuya respuesta equivocada es Michael Mancuso.
- Las fotos.
- Las fotos de ángeles.
- Las letras copleras.
- Las listas.
- Las mujeres con el pelo corto.
- Los ambientadores azules.
- Los copos de avena con el Colacao.
- Los destornilladores.
- Los foulares.
- Los hombres con jerseys de cuello alto.
- Los huevos de palabras.
- Los mongoreplies.
- Los monólogos de Luis Piedrahita.
- Los pongos.
- Los zapatos. De tacón.
- Saber latín.
- Twitter.



*¡JA! ¡Y van cinco sin rima!