martes, 9 de marzo de 2021

Her, la crítica definitiva (otra vez)

Hace 7 años casi justos vi Her.

Me impactó tanto que tuve que verla otra vez porque no lo entendía. Pero si es una peli de amor ¿por qué me ha impactado tanto? A mí no me van las pelis de amor... Ni las de desamor, me gustan, ya que estamos...

He vuelto a verla este fin de semana. Y he llorado tanto como todas las veces anteriores.


Me ha parecido igual de bonita que la primera vez, pero mucho más triste. Her es la misma película, pero yo soy otra persona.


El debate sobre el amor entre el hombre y la máquina no me interesa.

Me he quedado con la desolación del desamor; con la profunda tristeza que produce perder esa conexión íntima que no volverá; con el estupor de Theo cuando descubre que no es el único, que no es tan especial, que su amor es correspondido de manera diferente; con el terror a volver a estar solo.

Me he quedado con la soledad infinita que se siente cuando te das cuenta de que la persona a la que amas, que te quiere, te comprende, te desea, te escucha... camina en otra dirección, se aleja de ti y no volverás a compartir camino.

Me pregunto con qué me quedaré la próxima vez que la vea.

2 comentarios:

  1. Bonita pero triste... la dejo para otro momento, ahora mismo ver felicidad en otras personas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. A mi también me pasa, que veo pelis varios años después y no me parecen la misma historia. Hay personajes que ni siquiera me caen igual de bien o de mal que la primera vez.

    ResponderEliminar