jueves, 30 de abril de 2020

No quiero levantarme


A mí el plan de desconfinamiento no me ha impactado, sigo viendo todo lo que me importa muy lejos. Veo lejos volver a reunirme normalmente con las personas a las que quiero; ir a recoger a mi sobrino; trabajar de manera normal; ir de compras sin preocupaciones; salir de copas y a bailar; ir al cine de verano, a la playa, a no hacer nada a una piscina...

Además, en general, no estoy llevando especialmente bien el confinamiento, y desde hace unos días han dejado de funcionar las cosas que me ponían contenta y se me está haciendo todo más mucho difícil.

Difícil en plan no tengo ninguna razón para levantarme, da igual si me levanto o no, chica, pa qué vas a levantarte, no quiero levantarme.

Pero me levanto. No sé por qué, me levanto.

Me ducho, desayuno, me arreglo el pelo, me maquillo, me visto como si fuera a salir a la calle y me siento a trabajar. O delante del ordenador, a hacer como si estuviera trabajando.

Y estoy pensando todo el rato en que quiero volver a la cama a apagar el celebro y dormir.

Y temo que llegue el día en el que, cuando piense no quiero levantarme ese pensamiento pueda más que la rutina, la responsabilidad y las ganas de mantenerme más o menos cuerda y me quede en la cama hasta que el cuerpo aguante, por si es un momento de no turning back.

¿Soy la única que está enloqueciendo con esta mierda?


3 comentarios:

  1. No eres la única, a mi el verlo todo taaaaaan lejos también me mina mucho la moral. Yo sí que quiero levantarme de la cama pero estoy como bloqueada, no me cunde nada el tiempo porque no sé qué hacer, nada me parece suficientemente "útil" para llegar a ningún lado seguramente porque no tengo ni idea de adonde quiero o puedo llegar. No sé si me explico... Pero vamos, que hay que aguantar, que no queda otra, que cada uno con lo suyo estamos todos un poco igual y que terminaremos tirando pa'lante como siempre lo hemos hecho. Aguanta, apóyate en la mucha gente que te quiere y a la que le importas y si yo puedo ayudarte en algo estoy a un click de distancia, ya lo sabes. ¡¡AUPA!!

    ResponderEliminar
  2. Ésto empieza a ser cansado. Ya nos lo advirtieron pero es ahora cuando llega en toda su dimensión, bonica.

    Yo creo que todos tenemos cada día menos ganas, pero ésto es como la depresión del parado: circunstancial. Aunque cada cual lleve su mochila y afecte especialmente.

    Confiemos en que los pasitos nos vayan devolviendo energía. <3

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy igual querida. Haciendo esfuerzos titánicos por teletrabajar y concentrarme pero la verdad es que no tengo ganas de nada. Leo y no entiendo lo que leo, voy por la casa cual gusana arrastrada, me duele todo y soporto cada vez menos. Te daría ánimos pero pfff.

    ResponderEliminar