miércoles, 22 de junio de 2016

Chispas

Hace un tiempito conocí a un señor en una red social de esas que podríamos denominar.

Estaba casado, claro. Andaba pesaroso, rencoroso con la vida y el amor. Bueno, en realidad andaba rencoroso con su santa. Estaba desesperaíco porque pensaba que había descubierto que ella tenía un lío on line.

Despechado, se lanzó a vengarse con la misma moneda: el engaño y la traición.

Mientras él andaba llorando por los rincones y follándose a tó lo que se menea, ella tonteaba y tonteaba con el otro. Hasta yo, que tengo la intuición de un zapato y las entendederas de un niño de tres años, me di cuenta de que si no se habían lanzao a la lujuria desenfrenada deberían hacerlo, porque saltaban chispas del tamaño de Alpedrete.

Nunca le di la razón, no se lo merecía, pero la tenía.

Un tiempo después, se separaron. Acabaron como el rosario de la aurora y yo dejé de verle. Nunca más he sabido de él.

Ni de ella. Su cuenta desapareció. Quedó como la zorra que echó a perder un matrimonio modélico por cepillarse a un tipo que conoció en la Red. Un tipo que, con el tiempo, desapareció también.

Hace poco descubrí por azar la nueva identidad del destrozahogares.  

Ahora hace saltar chispas del tamaño de Castilla La Mancha con otra, mientras su santa prepara un nido, feliz como una lombriz.

La vida, cómo es, de puta.

1 comentario:

  1. Definición de adulterio: Miedo a estar solo y evitar asomarse a los propios barrancos internos.

    Lo sé por experiencia. Aunque todo acaba cayendo por su propio peso. Y menos mal.

    Besos reinita

    ResponderEliminar