miércoles, 29 de octubre de 2014

Compensando

... y henchida (¿henchida?, ¿hinchada?, ¿rellena? Qué redicha soy, coñe) por la indignación esta sobre las noticias de corrupción, ahí estaba yo vociferando la urgencia de empezar a colgar a peña de los cojones y pegar fuego un ratito después, que ya estaba bien.

Y va y alguien me dice (vociferando, también) ¿Y si fulanit es inocente, qué? ¿Y si resulta que yo sé, seguro, que es inocente, que mienten, y le están haciendo la vida imposible porque no sé qué, QUÉ? 

Pues eso, que puede que le hayan jodido la vida de manera gratuita, han dañado su reputación y siempre estará su honradez en entredicho. Y que tardará años, AÑOS, en poder defender su honor cuando consiga que su asunto llegue ante un juez, porque igual que nos quejamos de que se están juzgando ahora casos de corrupción de hace lustros, pasarán ídemes antes de que su demanda o querella o lo que sea llegue ante un juez. Y, mientras tanto, los medios, los tuiteros, las mamás del cole en sus grupos de Whatsapp, le pondrán a parir, todo el tiempo que quieran, hasta que encuentren a otro incauto a quien joder y venda más.

Porque resulta, que igual que estadísticamente debe (no de ser obligatorio, sino de "ché, sí, que seguro que hay"), debe haber, decía, políticos corruptos, porque son un porrón, estadísticamente, también, habrá algunos que hayan salido por ahí nombraos y no lo sean. Corruptos, digo. También puede que, a veces, los medios sean una puta mierda no porque ya no sean del periodismo de verdat, sino porque mientan o tergiversen con la puritita intención de joder al personal, sin más. Igual que entre tus amigos, por estadística pura, hay gáyers, defraudadores a hacienda, infieles y morosos, aunque tú no lo sepas.

Y puede, un suponer, puede, que nos hayamos acostumbrado tanto a leer sobre corrupción y mierdas de esas que lo hayamos interiorizado, nos hayamos inmunizado, y sigamos leyendo las noticias sin el menor atisbo de espíritu crítico, dando por hecho lo que nos dicen cuando refuerzan nuestra opinión. Porque eso es lo que hacen, se limitan a darnos lo que esperamos, lo que pedimos: mierda.

Hoy me ha dado mucho asco infinito y ganas de morir todo, pero he aprendido algunas cosas y, oye, eso lo compensa. 


7 comentarios:

  1. Creo que el penúltimo párrafo es donde más has dado en el clavo. Estamos tan acostumbrados a leer sobre esto, y somos un pueblo tan conformista, que con soltar un par de improperios y seguir scrolleando la pantalla hacia abajo, nos basta.

    ResponderEliminar
  2. Pues si sería grave que se culpara erroneamente y antes de un juicio a un acusado por corrupción, imagínese usted si resulta que, por ejemplo, el presunto pederasta aquél de Ciudad lineal fuera inocente.

    Que sí, que con las pruebas que hay y tal, todo apunta a que es culpabilísimo, pero ¿y sino? Pues de momento, sabemos su nombre, su aspecto y dónde vive.

    No se aplica la presunción de inocencia y no nos suele parecer mal, pero ¿y si nos tocara pringar a nosotros? ¿y si nuestros familiares, amigos, conocidos, desconocidos, vecinas, etc.. se quedaran con nuestra imagen a través de las estupendas noticias de la tele y el programa de anarosaquintana, siendo todo un error, siendo nosotros inocentes? ¿Eh? ¿Entonces qué? ¡Ah!

    Hay que ver.

    ResponderEliminar
  3. ¿En la mafia hay, por estadística, alguien que no cometa un crimen o un encubrimiento de? Pues eso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Gordi!


    Yo espero y pido la verdad. La mierda para el que guste.

    ResponderEliminar
  5. No se busca JUSTICIA sólo la condena de telediario

    ResponderEliminar
  6. Hola. Tengo un amigo, directivo de un parque, privado, de recreo al que acusaron de chanchullos en los suministros, de robar al proveedor, etc. Le detuvieron, salió en prensa y TV con fotoo, nombres y apellidos (precedido de la útil palabra presunto) porque es un parque muy conocido. Resultó que se demostró que todo era una calumnia, una falsa acusación, de un empleado despedido; no llegaron a juzgarle, retirando todos los cargos, etc. De esto ni una palabra. Pero en todos sus círculos se recuerda que fue detenido por robar. El resto no se publicó en ningún sitio....

    ResponderEliminar
  7. Asco didáctico, no sé si triunfará como disciplina de humanidades, pero, de seguir así, habrá que plantearse el tema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar