miércoles, 7 de mayo de 2014

Post de hoja perenne

Hace unos días Molinos se preguntaba cuándo muere un post

Y lo primero que se me ocurrió es que son efímeros. Duran hasta que se publica el siguiente. Si siguen publicados no es que mueran, simplemente pierden protagonismo frente a los que se publican después.

Pero, reflexionando, me doy cuenta de que no es verdad. Los post son de hoja perenne. Igual se quedan ahí olvidados, con poco lustre, pero se quedan. A mí algunos se me quedan tanto que sería capaz de repetir algunas frases, aunque no los haya releído. Y me consta que a otras personas les pasa igual. 

Yo recuerdo el primer post que me llamó la atención lo suficiente como para seguir con fruición algunos de mis blogs de cabecera. Y, aún así, me ha sorprendido mucho cuando alguien ha recordado alguno de los míos, porque me cuesta aceptar a veces que algo salido de estos deditos  haya podido impresionar tanto a alguien como otros post lo han hecho conmigo.

Me dan pena los post de hoja perenne que se quedan ahí arriba, invisibles al mundo, siempre son el resultado de una reflexión muy personal lo suficientemente relevante como para contarlo. Sin embargo, prefiero ese concepto de lo efímero, de la fugacidad del último post, a la alternativa, a que no haya uno nuevo, porque eso significa que el blog ha muerto. ¿Es esa última entrada un epitafio, como dice Molinos? A veces, sólo si hay una despedida, un adiós verbalizado. Si no parecen más un accidente, un "igual lo retomo algún día". Pero ese "algún día" nunca llega y el blog muere, irremediablemente.


 Los post no mueren, mueren los blogs.

7 comentarios:

  1. Me alegro de haberte inspirado.

    Después de escribir mi post pensé que con los posts pasa otra cosa...cuando llevas mucho tiempo escribiendo y si es un blog personal, estás ahí con todas tus ideas y tus pensamientos. Algunos pueden seguir vigentes pero otros pueden haberse pasado o puedes haber cambiado de idea. ¿Es malo esto? Yo creo que no, a mi por lo menos me sirven para saber como he llegado hasta aquí, hasta hoy.

    A mí también me da mucha pena un último post colgado ahí....porque además muchas veces no es una despedida, es como si alguien se hubiera quedado a medias, es una sensación muy rara.

    ResponderEliminar
  2. Creo que peor sería la eternidad bloguera, que por otro lado, es bien sabido que no existe. Además, donde casca un blog, nace otro. Total, al blog que le den por culo, lo que importa es la persona que le daba vida.

    ResponderEliminar
  3. Son como la energía, no mueren, se transforman. Siempre hay algo de otro post en un nuevo post. :*

    ResponderEliminar
  4. No creo que nada escrito muera, de un modo o de otro vive. Se transforma, quizás, en una risa de alguien al leerlo, o en alguien que se siente identificado. No sé, igual suena cursi que te cagas, pero es lo que creo :)

    ResponderEliminar
  5. Coincido contigo.
    Me parece un post bonito, reflexivo, con ideas que todo bloguero se plantea o debería plantearse algún día.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  6. En mi caso no murieron los post ni los blogs, sino que DOS veces me ha pasado que la que ha muerto ha sido la plataforma.

    Mi primer blog fue yahoo360º, mogollón de comentarios, blogs colegas y seguidores mútuos, conversaciones que se hacían larguísimas, grandes amigos... Yahoo eliminó los blogs y puso un sucedáneo que no gustó a nadie.

    Nos pasamos casi todos a Multiply, en grupo. Montones de blogs amigos que ya nos conocíamos, y volvimos a empezar. Faltaron algunos nombres, pero más o menos pudimos volver a las charlas, las importantes y las chorrás, y era genial tener mogollón de gente en la red. Conocimos nuevas incorporaciones, grandes hallazgos. Multiply se fue a tomar por saco.

    Ahora estoy en blogspot. Los demás fueron probando otras cosas y nos separamos. Las plataformas que ocuparon no han tenido mucho éxito (algunas han cerrado también, LA GAFE NO ERA YO, ja ja ja).

    Cuesta mucho dar vidilla a un blog. Que se muera es tan fácil... una pena, más que nada por la gente que se pierde. Vernos por facebook no es lo mismo.

    En fin. Suerte con tus post, sí, son de hoja perenne en ramas fuertes. Y aquí, el tronco se ve firme. Menos mal.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Yo recuerdo perfectamente posts, tuyos, míos y de otra gente...que por lo que sea me han gustado o me llamaron la atención. Y que intento releer de vez en cuando. De hecho te pedí uno que no encontraba hace un montón de tiempo.

    Otra cosa es saber por qué mueren los blogs, ¿nos cansamos? ¿desarrollamos un cierto pudor? ¿nos damos cuenta de nuestras limitaciones? Pero lo que es verdad es que parece que la blogosfera anda más de capa caída que nunca...

    ResponderEliminar