jueves, 15 de mayo de 2014

Mi mejor amigo

No tenemos nada en común. No nos gustan las mismas cosas. Nuestras vidas no se parecen en absoluto. Nunca coincidimos cuando opinamos sobre algo. Nunca estamos de acuerdo. Nunca nos han gustado los parejos del otro (con una excepción), aunque siempre los hemos respetado.

Él también es virgo pero igual es de otra galaxia. Es muy callado, de apariencia tranquila, muy sencillo, muy normal, su color favorito es el azul y su comida preferida es el arroz caldoso. ARROZ. ARROZ CALDOSO. 

Le llamo amorsito todas las veces y se muere de vergüenza cuando, acto seguido, flirteo con los camareros. Se supermuere de vergüenza cuando entramos en un sitio, estamos a punto de sentarnos y me doy la vuelta y digo que nos vamos porque no me gusta la música. Pero me sigue. Me riñe toda la tarde, pero me sigue.

Me deja elegir dónde vamos a comer, o a cenar, porque sabe que soy piquismiquis, pero la música del coche la elige él. Y siempre elige la que me gusta.

Me ignora en el caralibro porque dice que soy muy seria, pero me lee todo y llama en cuanto sabe, sabe, que necesito hablar con él. Y su sentido arácnido es infalible.

Nos guardamos secretos que nos dan vergüenza un tiempito, pero luego nos los contamos por sorpresa, cuando ya no aguantamos más o cuando se ha pasado el drama. Y nos reímos. Y nos reímos de las metidas de pata del otro. Nos pisamos al hablar y nos terminamos las frases. 

Me riñe cuando digo palabrotas con una frase que le enseñó mi madre: "hablar bien no cuesta una puñetera mierda". Y de vez en cuando me recuerda que ya de pequeños mi madre le decía que no se dejara llevar com cagalló per cèquia (o como puta por rastrojo), que yo era una marimandona y él un alma cándida.

Me hace de rabiar cuando estamos con mis hermanos, y hace pedorretas cuando me agacho para que parezca que me he tirado un pedo y la que se muera de vergüenza sea yo. Pero se hace el escandalizado cuando le cuento cosas de chicos y siempre me dice que tenga cuidado, que los hombres son muy malos. Cuidado con los penes, me dice antes de colgar y decirme que me quiere.

Su despedida de soltero la celebramos él y yo, ciegos como pelotas a base de todo lo que encontramos en el mundo. Acabamos en la playa, mirando el mar con ojos miopes, nos contamos cosas que nunca nos habíamos contado y nos dijimos que nos íbamos a echar de menos porque todo iba a cambiar. 

Bueno, todo no.

Aún me abraza antes de que empiece a llorar y me dice que me entiende. Y sé que me entiende.

Es la mejor persona del mundo.

10 comentarios:

  1. Esos amigos son un gran tesoro.
    Disfrútalo y cuídalo.

    ResponderEliminar
  2. Perfectamente encuadrado dentro de los virgo (pero no es hetero; no te irías de rositas, así, si más...).

    ResponderEliminar
  3. Alguien con pene que te alerte de los mismos tiene que ser, sí o sí, alguien especial. Me alegro de que tengas alguien así en tu vida :)

    ResponderEliminar
  4. Ais. Sí que debe ser un onvre especial, sí. Vaya, como tú.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, no es fácil encontrar alguien así.

    ResponderEliminar
  6. ESOS AMIGOS, así, con mayúsculas. Qué buenos son. Y no hay que perderlos. Cuidaos mucho mutuamente, es una suerte tener gente así.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito. El post y tener alguien así en ti vida.

    ResponderEliminar