sábado, 3 de mayo de 2014

Mi madre

Mi madre es un ama de casa de las antes, que cose, borda, canta como dios, cocina como los ángeles, sabe arreglar un enchufe o pone un ladrillo. Y luego se sienta a leer a la Poniatowska, comenta a su hija en Facebook o le explica a sus amigas qué es Twitter. Mi madre es una señora ya de la tercera edad, de piel muy blanca y muchas canas en las cejas, que sonríe cada minuto de su vida porque sabe, sabe, que todo en la vida tiene algo por lo que merece sonreír.

No puedo decir que haya tenido una vida emocionante, o que haya hecho cosas de esas que salvan a la humanidad. No ha descubierto la cura para una enfermedad chunga, ni ha ganado un Nobel, ni ha inventado la rueda. Pero tiene una curiosidad innata que hace que siempre quiera saber cómo funcionan las cosas y por qué. Es una mujer excepcional. Sin reservas. EXCEPCIONAL.

Mi madre es esa señora que guarda el bocadillo que mi sobrino no quiere para almorzar y, tres horas después, cuando ve a un señor rebuscando en la basura, se acerca, le explica que el niño no lo ha tocado, que el pan es de hoy, y se lo ofrece cariñosa y casi con vergüenza, porque sabe que es poco lo que puede hacer por él. Siempre gana una sonrisa de vuelta.

Mi madre es de risa fácil. Nos sentamos en la cocina después de comer a tomar el café y nos descojonamos de casi todo. Y luego me llama por la noche para decirme que ha visto no sé qué que le ha hecho mucha gracia y sigue riéndose, ignorando los reproches de mi padre por llamar para tonterías.

Mi madre siempre me dice que llevo el pelo fatal pero que estoy muy guapa. Y cuando le cuento alguna decisión que ya he tomado siempre me apoya con un tajante pues me parece muy bien

Mi madre está muy malita pero nunca lo dice. Todos tenemos que morirnos, eso es así, dice con una sonrisa. Que es triste, la sonrisa, pero la tiene. Conociéndola, no es falso estoicismo, ni valentía de esa que sale en las películas. Es que es así de práctica. Todos nos morimos, sólo que ella ya va sabiendo que lo suyo va en marcha y no tiene vuelta atrás. Sin dramas.

Me gustaría que todos conociérais a mi madre. Vuestra vida sería mucho mejor.

17 comentarios:

  1. Tu madre es una crack. Claro que no podría ser de otra forma: para criarte asín de bien, tiene que molar mucho esa mujer.

    ResponderEliminar
  2. Me ha emocionado leerte. El mejor legado que te puede dejar una madre son unos maravillosos recuerdos y el corazón lleno. Tienes suerte. Disfruta de ella. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Estoy seguro de ello. Personas asi no sobran.

    ResponderEliminar
  4. Yo la he conocido, pero cinco minutos, sólo. Y me pareció tal como la describes.
    Qué post más bonito, rubia. Un besito :)

    ResponderEliminar
  5. No me dejéis escribir estas cosas que me pongo de un tonto y de un llorón que me muero.

    ResponderEliminar
  6. Qué maja y qué habituada a la vida moderna, ¿no?
    La mia no sabe ni cambiar la hora del reloj :) Pero ya solo por las croquetas y los canelones se le perdona todo.
    Cuidala mucho.
    A ver cómo somos nosotros cuando lleguemos a esas edades!!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Tu madre me tiene enamorada desde tu primera mención sobre ella.
    Y presentandonosla así, ¿como no querer conocerla?

    Yo también quiero una mami que me compra chocolatinas a estas alturas. Puro amor jijiji.
    Que viva la madre que te parió! Ea!!

    ResponderEliminar
  8. Ole.

    he estado aquí y te he leído.

    ResponderEliminar
  9. Una pasada que escribas cosas así de tu madre. Y ya que tiene twitter y tal, ¿puede ella entrar en este tu blog y ver lo que cuentas?
    Seguro que le gustaría.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  10. Jo, me ha emocionado. Aprovecha todo el tiempo con ella para reír mucho y que esas risas te acompañen siempre. Y dale montones de besos, nunca son demasiados :)

    ResponderEliminar
  11. Estoy segura de que deberíamos conocer a tu madre. A mi me encantaría.
    Dale un abrazo enorme, porque parece una persona maravillosa. Disfrútala.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Los pelos como escarpias.
    Cuida y disfruta de ella,os lo merecéis
    Un beso gorrrrdo.

    ResponderEliminar
  13. Tod@s tenemos un trocito de tu madre que eres tú.
    Un beso a ambas

    ResponderEliminar
  14. Tu madre mola mucho y, por ende, los genes que llevas también molan.
    En lo de reír me recuerda mucho a la mía. Los descojones por cualquier tontería están a la orden del día jajajaja. Y es que reír y sonreír es tan importante...

    ResponderEliminar
  15. ¿Tu madre está muy malita? :( Que mierder.
    Preciosas palabras y mejor aún que el motivo sea tener una madre tan como la tuya. Yo creo, y que nadie se me ofenda, que madres así ya no quedan. Que las madres de ahora no son ni serán (ni seremos, si me toca algún día darle) como la tuya, como las nuestras.

    Besos grandes para tu madre y para ti. Debe ser una suerte para ella saber que lo ha hecho tan bien contigo, por como tú eres. :)

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito, Gordi, qué valiente por compartirlo. Las madres son la repera y la tuya es de matrícula de honor.

    ResponderEliminar