jueves, 20 de febrero de 2014

Vampiros

Soy una persona intolerante y maniática, cada vez más. 

Noto, casi a diario, como se endurecen mis manías y mi nivel de tolerancia baja un poquito. Quizás no mucho, un algo imperceptible al ojo humano, pero baja, sí, eso seguro.

Y es curioso como esto se recrudece debido a la blogosfera, las redes sociales, la Internet. Quiero pensar que es normal, que la sobreexposición a lo que dicen miles de personas tiene como consecuencia lógica recibir otros tantos inputs y que, por estadística pura, a más inputs, una mayor cantidad tiene que molestarme, obligatoriamente. Quiero pensar porque la alternativa me gusta menos, vaya.

La cuestión es que cada día noto que hay más cosas que me molestan y que, curiosamente, no son de esas que normalmente molestan a los demás. Pero me da igual, mis desazones son mías y las exploto cuando quiero.

Entre todas esas cosas, hay unas pocas que me irritan especialmente, pero voy a centrarme en una: el vampirismo digital.

Va más allá de la copia y del plagio, que ya me parecen rastreros per se. Mucho más allá.

Es esa gente que copia el estilo de otros, la forma de expresarse, el tema, los tics, el espíritu... ¿Que no se puede copiar todo eso? Sí se puede. Y hay vampiros digitales que lo hacen.

Son esos que se incorporan a una comunidad de coleguitas y empiezan a seguir, comentar, retuitear y esas cosas, que se integran y parece que se convierten en uno más pero en cuanto profundizas un poco te das cuenta de que no, de que sólo es fachada, que es un pegao... Que es falso pero ya se ha integrado y a nadie más parece importarle y es inevitable encontrarle en todas partes... No sé si me explico... 

¿Les ha pasado alguna vez, leer un post y pensar que les recuerda a alguien, y luego leer un tuit y pensar que les recuerda a otro alguien... y así con todo, pero sin llegar a identificar exactamente a quién? Al principio esa persona identidad nos mola, porque, claro, imita a alguien que nos mola pero, poco a poco, vamos identificando a otros en esa identidad, cada vez a uno diferente... y un día, de repente, se aparece ante nosotros la verdad, y es que es un vampiro digital, que coge lo que cree que es mejor de los demás y se lo apropia. Se lo apropia. Y queda como la identidad guay, sabiendo que pisa a otro sólo por integrarse, sin importarle lo más mínimo.

No me interpreten mal, soy consciente de que no todos somos creativos innovadores. Todos tendemos a utilizar tics, palabras, #cosas, que nos gustan o nos parecen graciosas. Yo lo hago. Acabo de hacerlo. Pero es que va más allá. Y no lo aguanto. No aguanto a esos que vampirizan el talento, poco o mucho, de los demás, sólo porque creen que así van a tener un "éxito" que nunca tendrían por sí mismos.

Algún día alguien realmente creativo e innovador, harto de ser vampirizado, inventará algo para detectar a esta escoria y podremos sacarles a la luz para que mueran pero, mientras tanto, me temo que tendremos que aguantarles.

Qué ascazo.

12 comentarios:

  1. Si alguien te imita, considéralo un cumplido, no una ofensa.:)
    A todos se nos pega algo al tratar con otras personas. Frases, expresiones, incluso la entonación al hablar. A mí me pasa bastante a menudo. Mientras no sea burla o suplantación de personalidad, no lo veo mal.
    Como bien dices, no todos sois creativos innovadores.;)
    Yo no lo soy. Lo sé porque miré en la lista y no salgo. Y porque cuando voy por la calle, ningún niño me señala y dice: "Mira mamá, ese es un creativo innovador".
    Y el éxito para quien lo quiera y para quien lo necesite. Se vive mejor sin él.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Jo, cómo te entiendo. Creo que, efectivamente, a todos se nos pegan cosas, a veces, de gente guay pero que, de alguna manera, no es queriendo (por tanto, no estás plagiando de forma descarada, es más bien que te ha hecho gracia y lo has usado, pero vamos, sin ir más allá de querer suplantar a nadie...). Y eso, lo mismo, es un cumplido como dice Jatz Me... pero no se e imagino que a cada uno le importará más o menos que le pase.
    A mí una vez me copiaron algo, de forma evidente y se la hicieron suya y me cagué bastante en la puta de oros, pero luego se me pasó. Al final las cosas caen por su propio peso y quien es creativo perdura y los vampiros, mutan, porque no funcionan.

    besicos!

    ResponderEliminar
  3. da nombres, señala, apunta y dispara.

    ResponderEliminar
  4. Cielos, espero no ser uno de ellos. Con las pocas cosas que hago, como encima sean copiadas, la he fastidiado.

    ResponderEliminar
  5. Yo reconozco mil millones que me copio de vosotras algunas palabras o expresiones que me molan. Por ejemplo, de la señorita Fle me he quedao con su tacatá, aunque siempre que lo pongo digo después "tacatá, que diría la Flé", como si ya fuese todo junto. xDDDD

    Pero sí, aparte de esas cosas que suceden sin querer entre hamijos, hay gente con mucho morro que se agencia hasta tu personalidad. Hubo una señora de la que no diré su nombre por si se ofende (aunque debería, oyes) que empezó poco a poco, cambiando la plantilla de su blog hasta dejarla CLA VA DI TA al mío. Luego empezó a usar mis expresiones, mi forma de hablar y de contar las cosas, e incluso copió mi filosofía de vida de un post. Miedito, hija. Miedito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi tacatá es tu tacatá, rizosa de mis amores!!!! Yo he copiao de ti lo de prisiosa, por ejemplo. Yo creo que eso, lejos de ser chungo, es HAMOR. Pero vamos, que no es lo que la GordiPé cuenta con tanto acierto y bilis. :)

      Eliminar
  6. A día de hoy no me ha pasado, pero supongo que una apropiación de identidad de este modo debe molestar bastante al que realmente se lo curra.

    ResponderEliminar
  7. Ya lo decía el sabio Gustavo, Gordi: creativo solo es la Naturaleza y Dios para el que es creyente. El ser humano es recreativo y cualquier cosa que escriba, pinte o invente, no es más que una copia de algo que ya ha visto o leído antes. ¡Ese tío sabía lo que decía, Gordi!

    ResponderEliminar
  8. Cabrónidas, le parasito el blog a Gordi para decirte que tu blog no me quiere y no me deja comentar para dar respuesta a tus comentarios en el mío.

    ResponderEliminar
  9. Pero Molinos, ¡eso es imposible! Mi blog quiere hasta a los trolls y jamás censuro a nadie. No sé qué puede estar pasando, aunque en un post pasado expliqué cómo comentar en mi blog sin que por ello te entre un ataque de nervios. Con permiso de Gordi, y dada la tesitura, dejo aquí el enlace para quien le importe: http://monstruacion.blogcindario.com/2013/10/00077-intermedio.html

    ¡Gordi, gracias por tu comprensión!

    ResponderEliminar
  10. A mí me dan miedito este tipo de gente... Estas cosas me recuerdan a al peli "Mujer soltera busca". Suerte que no soy tan creativa como para que me pase jajajaja.

    ResponderEliminar
  11. Copiar moderadamente está bien, haces tuyas expresiones de otros que te gustan y que crees (con mayor o menor acierto) que te pegan. Hasta ahí bien. Otra cosa es tratar de mimetizar un estilo, para eso hay que valer y ser un poquito sinsustancia.

    ResponderEliminar