viernes, 10 de enero de 2014

El paso del tiempo

Ayer vi a un gran amor de mi vida.

La última vez que le vi tenía unos treinta años. Entonces era un hombre ambicioso y seguro de sí mismo. Acababa de aprobar unas oposiciones de esas de superclase nosequé y creía que el mundo era suyo, que podría con todo. Creo que era muy atractivo precisamente por eso, porque parecía poderoso. 

Era un hombre rotundo. Muy grande, pero fibroso, casi atlético. Sin embargo, a pesar de su tamaño, parecía que no se movía. A mí me parecía una especie de ninja: podía ponerse detrás de mí casi antes de que me diera cuenta de que había empezado a moverse. 

Se enamoró de una compañera de trabajo y su presencia se fue diluyendo en mi vida, hasta que desapareció completamente. Hacía muchos años que no sabía nada de él.

Hasta ayer.

Soy una magnífica fisonomista, jamás olvido una cara y, sobre todo, jamás olvido una forma de andar o de moverse. Y no le reconocí. Él se giró hacia mí y me saludó, y se quedó ahí, de pie, sonriendo, advirtiendo que estaba rebuscando su cara en mis recuerdos.

Llevaba el pelo igual, aunque algo más canoso; iba vestido con esa ropa atemporal que llevan algunos hombres, que hace que sean perfectamente reconocibles, pero me resistía a reconocerle ahí dentro. Parecía mayor, muy mayor. y muy cansado. Ya no era atlético, era grande, simplemente. Y se movía exactamente así, como esas personas que tienen una conciencia exagerada de su tamaño y temen tirarlo todo a su paso. Torpe, era casi torpe. Su ninjez había desaparecido.

No era él. No podía ser él.

Cualquier atisbo de atractivo que hubiera podido tener aquel hombre hace años se había perdido, me temo que para siempre.

Qué mal te ha tratado la vida. ¿Qué te ha pasado? ¿Qué cantidad de cosas horribles te han pasado para que parezcas diez años mayor de lo que eres? Ese era mi pensamiento mientras resumía los años que habíamos pasado sin vernos.

Nos despedimos después de un rato de charla de bienquedas y, desde entonces, me pregunté si él tendría la misma sensación respecto a mí, si también había pensado que la vida me había tratado mal, si también vio en mi todos esos años de más encima. Me pregunté si también aventuró excusas que justificaran mi estado.

Cuando llegué a casa me miré un rato largo en el espejo y concluí que si se lo había preguntado, él mismo tenía que haberse respondido que no. Y suspiré, aliviada.

10 comentarios:

  1. A mí me pasó algo parecido hace un par de años. No habia sido un gran amor de mi vida pero si mi primer novio. Me lo encontré en una fiesta y me dijo "estás increíble" y yo le dije " tú también, pareces mi padre" XD. Se lo tomó a bien y nos reímos mucho.

    Tú estás estupenda....seguro.

    ResponderEliminar
  2. No te conocía hace diez años, pero ni de coña pareces diez años mayor de lo que eres... y estamos en una edad muy mala en la que pareciendo de nuestra edad hay gente taaaaan chuscada que habrá quien nos quite un porrón de años... así que me atrevería a decir que parecs mucho más joven, oiga!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, yo soy un hipócrita de narices, y a todas las mujeres de mi vida con las que me reencuentro, les digo que han ganado en belleza y que por ellas no pasan los años. Lo peor es que se lo creen.

    ResponderEliminar
  4. Debería sonar un Bang y que todos los espejos reventaran en miles de cristales.

    ResponderEliminar
  5. QUEREMOS MAS LISTAS COMO : 100 COSAS MEJORES QUE COMPRAR CON MENOS DE 70 EUROS !!!!!!!1

    ResponderEliminar
  6. Bueno, el ser humano está creado de tal manera que no se ve su propoia viga. Es decir, a mí me pasa lo mismo. Veo mucho mayores a los que son de mi edad y yo me veo estupenda.

    Y NO.

    SEGURO QUE NO.

    Y duele, claro. pero así es la vida, querida gordi.
    Muack.

    Esther.

    ResponderEliminar
  7. En ocasiones la vida se nos cae encima, otras se acomoda con soltura a la altura de las caderas, y se contonea con una sonrisa sabia.

    ResponderEliminar
  8. Yo no se si estaré mejor o peor físicamente que hace 10 años (bueno, sí lo se, pero me da igual). El caso es que creo... que coño creo, SE que lo que estoy es mejor de dentro, del coco. Y eso mola. Mola todo. Y me hace más joven, tsk! :P

    Me vuelvo ahora a los 20 y me da un psíncope. Quita, quita. Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  9. Lo que está claro es que el paso del tiempo no es igual para todos. Yo creo que no se divide en hombres y mujeres, sino en "mejora con el tiempo" o "empeora con el tiempo". Y punto. Claro que no es tanto el tiempo que haya pasado como cómo se toma cada uno las cosas que le pasan. No quiero ser mala, pero me encanta ver hombres de mi pasado a los que el paso del tiempo les sienta fatal, pero fatal. Porque yo me siento cada vez más estupenda! :)

    ResponderEliminar
  10. Yo sí volvería a los 20, lo llevo fatal.

    ResponderEliminar