martes, 17 de diciembre de 2013

Oscar

Discúlpeme, no le había reconocido: he cambiado mucho.
Oscar Wilde 
Oscar Wilde es uno de los pocos ¿artistas? ¿personas? ¿ideas? por los que he sentido pasión verdadera. pero pasión, pasión. Curiosamente, hasta ahora era algo así como un secreto: aunque lo he comentado en alguna ocasión, no tengo demasiadas oportunidades como para hablar de la vida y obra de alguien como Oscar. Y no sé si esto dice mucho o poco sobre mí y sobre mi capacidad para rodearme de personas con las que no tengo nada en común...

A lo que iba.

Para mí es Oscar. 

Oscar me fascina. Me fascina la idea que siempre he tenido de él, de cómo creo que era, de lo que espero que pensara sobre determinadas cosas. Durante muchos años pensé que era por su indiscutible talento literario, por su soberbia, su inteligencia, su valentía, su esteticismo, su imaginación sin límites, su personalidad excesiva o su decadencia calculada. pero con el tiempo me he dado cuenta de que no.

Oscar me fascina porque se construyó a sí mismo como personaje. Vivió casi como quiso y retó a su tiempo. Se rebeló contra las normas o se aprovechó de ellas según le vino en gana. Ganó unas veces, con fingida indiferencia, y perdió otras muchas con descuidada elegancia. No fue un inadaptado, fue un adaptador. No sólo no se escondió, se mostró al mundo, ufano, orgulloso de su brillantes plumas. 

Oscar fue un superviviente y, escuchando cuidadosamente este documental, con mi maltrecho inglés floreciendo a cada paso, me ha recordado que las cosas que se hacen con pasión perduran en el tiempo, por mucho que el tiempo cambie.


Y esta página ha tenido la culpa de que haya empezado a leer de nuevo De profundis.

Por favor, disfruten de Oscar. Disfruten con pasión. De todo.

11 comentarios:

  1. Me guardo el docu para verlo. A mi también me parece un personaje increible y con mucho amor propio del que explicaba el otro día en el post de Didion.

    ResponderEliminar
  2. "... las cosas que se hacen con pasión perduran en el tiempo, por mucho que el tiempo cambie."

    Qué gran verdad :)

    ResponderEliminar
  3. No puede ser .
    Estoy leyendo " de Profundis " por quinta vez y adoro a tu Óscar

    ResponderEliminar
  4. Odio "De Profundis" con todo mi ser. Lo leí antes de que mi política de abandono de libros cambiase y sufrí cada página. Es uno de los libros favoritos de una de mis personas favoritas y por eso lo leí.

    Me desesperaba tanto que lo tiraba por el pasillo en plan lanzamiento de disco, a ver si así lo domesticaba un poco y me hacía con él.

    Quiero pensar que no era él momento. Dos de mis personas favoritas no pueden estar equivocadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo no podía ser perfecto.

      No es mi libro favorito, ni de los favoritos, ni mucho menos. Pero sí significó mucho para mí cuando lo leí.

      Eliminar
  5. Separadas por un Oscar, como Joan y Olivia...

    ResponderEliminar