martes, 5 de noviembre de 2013

Adiós, Canal 9

El gobierno de la Generalitat Valenciana ha anunciado el cierre de la radio y televisión públicas autonómica, tras conocer el fallo del Tribunal Superior de Justicia que declara nulo el expediente de regulación de empleo perpetrado en este ente público durante el último año. El Consell ha tirado la toalla y ni siquiera va a recurrir el fallo porque no podría asumir el coste de la reincorporación de los más de mil trabajadores ni los gastos de mantenimiento del personal

TE CAGAS.

Nunca he sido muy fan de Canal 9. No he sido espectadora más allá de los informativos, supongo que porque Canal 9 siempre ha sido para mí un reflejo demasiado fiel de algunas de las características que menos me gustan de lo que podríamos llamar idiosincrasia valensiana.

Sin embargo, más allá de la cuestión personal, lamento profundamente la desaparición de nuestra televisión autonómica. No sólo por el hachazo al Estatut de Autonomia y al compromiso que debería haber mantenido el gobierno valenciano con los ciudadanos, que también. Ni por los miles de trabajadores que van a perder o han perdido ya sus puestos de trabajo, que también. Tampoco por la lamentable imagen que ofrece de un gobierno del que somos tan responsables, porque ha sido elegido democráticamente, como víctimas, porque tenemos que sufrirlo aunque no le hayamos votado, que también. Ni siquiera por los miles de millones de euros que se han despilfarrado o robado, directamente, en sus veintipocos años de existencia, que también.

Lamento la desaparición de la televisión autonómica valenciana porque desaparece el último reducto de la difusión de la cultura, el folclore, la lengua y las costumbres autóctonas.

Habrá muchos que piensen que esto no tiene ningún valor, por lo de la globalización y todas esas milongas pero yo creo que sí tiene valor, y que podría haberlo tenido mucho más si se hubiera hecho una gestión responsable de los recursos, si hubiera estado menos politizada, ofreciera una programación de calidad y no se hubiera despilfarrado a manos llenas.

La cuestión es que la radiotelevisión pública era de todos los valencianos y nos la ha robado una panda de megalómanos ineptos. Así de simple. Y seguro que no hacemos nada.



11 comentarios:

  1. Pues a mi me da mucha pena!
    No tenía ni idea de la situación de Canal 9. Con el cambio a la TDT perdimos la señal y nunca más se supo.
    Le tenía cierto cariño por ser uno de los canales que más veíamos (canal9 y tv3) de pequeños mi hermano y yo.
    Una pena por tanta gente que queda sin trabajo y por perder una forma de dar a conocer (de mejor o peor manera) la cultura, lengua, gustos... valencianos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me quedo con eso, con que nos quedamos sin ese altavoz :(

      Eliminar
  2. Bueno, si no se puede y además es imposible... será mejor cerrarla. Seguramente es por el despilfarro y la mala gestión, algo común en cualquier cosa que controla la política. La excusa de la cultura y la lengua propia es algo que no se puede discutir, estoy de acuerdo, le pasa lo mismo al derecho a una vivienda digna, a la sanidad y la educación gratuita... Yo soy gallego, y también me gusta nuestra televisión autonómica. Ahora tenemos unos 3,5 canales que emiten en nuestro idioma. Sin embargo no me dolerían prendas en que se cerrase, llega un momento en que tienes que decidir donde "tirar" el dinero. Aunque sé que al final terminan tirándolo en cosas peores. Una de esas pinchada en un palo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy de acuerdo. Es por el despilfarro y la mala gestión, sí, pues que se arregle. Que se pacte, se negocie y se solucione, pero que no desaparezca.

      Una radiotelevisión pública no tiene que ser rentable, tiene otros objetivos.

      Eliminar
    2. Bueno, el objetivo de informar a los valencianos no era, según han dicho los propios trabajadores hoy. Normalmente cumplen la labor de altavoz del gobierno de turno. Pero te doy la razón, también creo que no debería desaparecer. De hecho estoy seguro de que aunque hoy cierren la abrirán de nuevo en un par de años, "para fomentar la cultura y la lengua valenciana", os dirán.

      Eliminar
  3. En estos casos duele porque todos sabemos que con una mejor gestión podría haber sido un proyecto viable y además el dinero dedicado a la tele no se redistribuirá a los hospitales o las escuelas, sino al bolsillo de alguno/s o al equipo de fútbol de turno, sin embargo si que habría que preguntarse si Canal 9 o Canal Sur o TV3, por poner otros ejemplos, son necesarias.

    No puedo hablar de Canal 9 porque nunca la he visto, pero en Canal Sur se hace una televisión orientada a los mayores de 60 años, los abuelos que viven en su burbuja particular, cultural, histórica y sociologicamente hablando, y por tanto cuando este grupo de población desaparezca, la única audiencia que tendrán sus programas de tauromaquia, copla y demás será la de las estrellas, porque nuevo público no van a captar. Vamos, que es un negocio con fecha de caducidad y cuanto antes nos lo quitáramos de encima, mejor. Y en parte la "culpa" es de Internet, en el que no hay un determinado enfoque partidista, generacional o cultural a menos que uno quiera encontrarlo, y que es donde se tendrían que dirigir los esfuerzos por promover la cultura propia. ¿Cuantos artículos tiene la Wikipedia valenciana? ¿Hay canales en Youtube sobre Valencia?

    También te digo que sería muy curioso que la gente se movilizara por el cierre de una cadena de televisión y no por el robo constante al que ha sido sometida durante décadas, aunque bueno, ya lo hacen con el fútbol. Me río del que no crea que, como sociedad, tenemos lo que nos merecemos.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, tenemos lo que nos merecemos. Les hemos votado CUATRO VECES.

      Qué pena.

      Eliminar
  4. Por lo que a mí respecta, la televisión tal y como la conocemos, podría desaparecer en su totalidad ahora mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo televisión. Sin embargo, no creo que deba desaparecer.

      Eliminar
  5. Al contrario de lo que piensa mucha gente, creo que mantener un servicio público de Radiotelevisión que cubra la necesidad de que la lengua y la cultura del territorio tengan su propio altavoz, es esencial.

    Dicho esto, es evidente que el nivel de infamia, irresponsabilidad, manipulación, latrocinio y otras cosas que protagonizaron las instituciones valencianas (y su televisión más en concreto) en los últimos 15 o 20 años bajo el mandato de ese infame partido PPro es inaudito y como para que la sociedad que lo propulsó y lo mantuvo (y creo que pretende seguir manteniendo) con sus votos se lo haga mirar....

    Porque lo que procedería es perseguir judicialmente y entrullar a los sucesivos responsables políticos, cosa que ya sabemos que no va a suceder..

    Me solidarizo contigo y con los otros resistentes que no habeis perdido la cordura ni los principios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Euclides. Estoy completamente de acuerdo contigo.

      Eliminar