miércoles, 24 de julio de 2013

¿Sabes?

¿Sabes cuando tienes esa sensación en la tripa de que estás haciendo algo mal, muy mal, pero no sabes por qué, y tampoco sabes cómo hacerlo bien, ni cómo dejar de hacerlo mal o, simplemente, dejar de hacerlo?

¿Sabes cuando eres consciente de tu incapacidad extrema para algo, de que tus conexiones neuronales se han roto y no ves más allá de lo obvio, de lo que parece que deberías ver, pero no? ¿Sabes cuando te sientes como una cría de catorce años que tiene sobre sus hombros la responsabilidad de salvar el mundo con un chicle y un clip, con la absoluta seguridad de que explotará de todos modos?

¿Sabes cuando no entiendes nada de lo que lees porque parece escrito en un idioma de esos asiático con patitas de mosca, mientras tienes la impresión de que es como el abc para todos los demás y te sientes muy tonta, muy tonta? ¿Sabes cuando alguien te explica una y otra vez cómo hacer algo y te das cuenta de que tu mente es incapaz de procesarlo?

¿Sabes cuando te imaginas tu propia cara para evitar que se note que estás pensando en evitar que se note que estás imaginándote tu propia cara, mientras ves cómo se mueven los labios y oyes lo que debe ser algo que deberías estar entendiendo, pero no, porque estás pensando en tu propia cara?

¿Sabes cuando tienes la sensación de que lo único que haces durante el día es disimular para que nadie se dé cuenta de que no entiendes nada, y que parezca que eres la persona razonablemente inteligente que deberías ser?

¿Lo sabes?

Yo sí.

13 comentarios:

  1. Yo también. Muchas veces al día, demasiados días. ¿Les pasa a todos?

    ResponderEliminar
  2. Yo hoy tengo una entrevista con un inglés y ya me estoy sintiendo así preventivamente :S

    ResponderEliminar
  3. Yo confieso mi incapacidad rapidamente y al mayor nivel posible eso genera una corriente de ayuda y comprension a la que se puede sacar provecho.

    No se quien dijo el trabajador asciende hasta el nivel maximo de su incompetencia.

    No digo que sea tu caso sino el mio

    ResponderEliminar
  4. Pues si que lo sé .
    Y supongo que tú también sabes lo mal que se siente uno cuando se siente así.
    Al menos yo lo siento así.

    ResponderEliminar
  5. Yo lo llamo "ser un fraude".Me paso la vida así, me he pasado la vida así. Pensando que alguien vendría y me daría un golpecito en el hombro y me diría: te hemos pillado.

    ResponderEliminar
  6. Sip, yo también lo sé... Y van pasando los días y esperando que nadie se de cuenta...

    ResponderEliminar
  7. Cuando te pasa eso tienes que preguntar, Gordi. Alguno/a habrá que conteste, aunque la respuesta puede que no guste. Esto de disimular es muy cansado.:)

    ResponderEliminar
  8. Buffff, claro que lo sé. Pero tenía la esperanza de que esa sensación acabaría el día en que terminara los estudios, exámenes, etc. Y entonces ya no tendría que disimular que entiendo algo que no entiendo.
    Pero no. La vida es eso. Siempre habrá cosas que escapen a nuestro entendimiento. Que se nos resistan. Y sabes? No pasa pasa nada. Le ocurre a todo el mundo. Y quien diga que no, miente como un bellaco.
    No saber, no entender, no te hace menos inteligente. No estás obligada a saberlo todo y a entenderlo todo a la primera.
    Por eso, como te han dicho, quizá sea hora de reconocer que no entiendes algo y pedir que te echen una mano.
    Seguro que habrá alguien dispuesto a hacerlo.
    Un beso confuso! ;)

    ResponderEliminar
  9. Diogenes tenía por costumbre andar por Atenas a plena luz del día con un farol encendido en la mano, buscaba hombres honestos... Las mentiras, aparentar ser, mirar para otro lado,la hipocresía, disimular, etcétera; todo esto es parte de la relaciones humanas, nos gusten o no, todos por una razón u otra jugamos a esto. Cuando piensas que no puedes tragar más m*****, te meten un embudo en la garganta(con suerte que sea por ahí) y a sonreír. La verdad no gusta, nos gusta oír mentiras, cuanto mayor sea la mentira mejor. Normalmente nadie viene a echarte una mano gratuitamente, eso para los anuncios de Coca-Cola. No me quiero enrollar pero este post da para bastante.

    ResponderEliminar
  10. Me pasa desde hace mucho y con los años en aumento.
    No me gusta nada cómo me siento, pero no sé cómo no sentirlo.
    Total que entro en bucle......

    ResponderEliminar
  11. Agh, sí. Y de verdad que odio esa sensación. A veces me da la impresión de ser inútil ante según qué circustancias.

    ResponderEliminar
  12. Sí, claro. Sobre todo en las semanas previas a vacaciones...me pillan muy cansada.

    ResponderEliminar
  13. Yo también. Eso sí, de tanto hacer creer que te enteras, llega un día que te acabas enterando de verdad. O mejor aún: descubres que los demás se enteran menos que tú. Y eso te hace sabia.

    ResponderEliminar