jueves, 23 de mayo de 2013

Lo de la blogocosa

El últimos post me ha dejado un poco abrumada. Me he quedado con la sensación de que no he sabido explicarme nada de nada. 

Vaya por delante que agradezco mucho todos los comentarios, las cosas tan bonitas que dicen, con diferentes grados de achuchón teteril included. No se me enfaden los que no, es que a algunas de las personas que pasan por aquí de vez en cuando las quiero locamenti, del amor ese que te hace abrazar fuerte cuando te ves, porque te ves poco.

Mi intención no era, en absoluto, abrir la caja de Pandora para que me dijeran a mí todo eso. No quería provocar un panegírico blogueril, ni mucho menos.

Y se lo agradezco, mucho, OJOCUIDAO, pero era justo lo contrario. El post anterior quería ser un empujoncito para que dijeran cosas a otros blogueros, cosas bonitas que normalmente no les dicen, por las razones que sea. Quería ser un estímulo para que sacaran la patita esas personas que leen pero nunca dicen nada, pero no aquí, necesariamente, sino en los blogses que leen y en los que no se manifiestan. Y es que yo quería que otras personas que se quejan amargamente de que nadie les lee, que nadie les dice nada, se sintieran bien en la blogosfera de vez en cuando.

Sólo eso.

Pero, mira, ha servido para que salgan a la luz algunos anónimos, que espero que vuelvan a aparecer alguna vez.


Joder, qué bonita es toda esta mierda de la blogocosa...


18 comentarios:

  1. La blogocosa es capaz de las cosas más bonitas y también de sacar a la luz las más profundas abyecciones humanas...pero por lo general compensan con mucho las buenas.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Yo sí que lo había entendido, creo que era bastante claro, pero al final cada uno lee a su manera y hay veces que lo que se lee no es lo que se escribe.

    ResponderEliminar
  3. También entendí xD, lo que pasa que hay que mantener la costumbre... y qué mejor que empezando por el tuyo ;-)

    ResponderEliminar
  4. Yo también entendí y ejecuté. Y moló tanto que he decidido ir haciéndote caso y dejar comentarios en todo lo que leo, blogocosísticamente hablando. :P

    Y no te preocupes, que sí se te entiende! :)

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que aquí te entendimos todos, pero que quisimos dejarte comentarios bonicos a ti.

    ResponderEliminar
  6. Coincido con el resto, entendido el sentido, pero quisimos dejarte mucho HAMOR también ;)

    ResponderEliminar
  7. Yo entendí tu post, Gordi. Pero jamás uno debe quejarse de que no hay comentarios en su blog, entendiendo como entiendo que cada uno en su blog escribe lo que le sale de las pelotas. Los comentarios se ganan y el que no los tenga, que se vaya directamente a la mierda.

    ResponderEliminar
  8. Biónica23, fle, La Rizos, Burbuja, Cabrónidas, gracias, JUAPOS.

    ResponderEliminar
  9. Yo te entendí tanto que no hice ni caso...qué puñetero desastre. La blogocosa es tan buena y tan mala como la queramos hacer.

    Reina mora, CINCO semanas.

    ResponderEliminar
  10. Estoy con Burbuja y La Rizos. Entendimos el post pero quisimos dejar una muestra de carino.

    ResponderEliminar
  11. ## (es que no se me ocurre otra cosa, así es que me manifiesto)

    ResponderEliminar
  12. Pues eso, que creo que lo entendimos todos, pero eso no quita que también quisiéramos aparecernos por aquí, no?
    La blogocosa es una cosa muy curiosa. No sé cuál es la proporción de comentarios respecto lectores totales, pero puede ser que sea algo así como el 10%. NO sé, por ahí andará.

    ResponderEliminar
  13. Y tan bonito. En un par de meses asistiré a la boda de una amiga, que es blogguera, que se va a casar con alguien anónimo que cayó por su blog un buen día...
    ¡La magia existe!

    ResponderEliminar