lunes, 15 de abril de 2013

Gente nueva

Hay personas a las que les gusta mucho conocer a gente nueva. A mucha gente nueva. A mí no.

No se preocupen, no voy a decir eso de "es que soy asocial" o "soy bipolar" o alguna pollada de esas. No lo soy. Soy una mujer simpática, divertida, ocurrente, inteligente, con sentido del humor y todas esas chorradas. Si estoy de buen humor soy una compañía excelente. Y me encanta pasar tiempo con las personas a las que conozco y con las que comparto cosas. Adoro pasar tiempo con las personas a las que quiero. Pero conocer gente nueva no es uno de mis intereses vitales. Me da una pereza de morir.

Me doy cuenta de que suena a paleto total pero, qué quieren que les diga, a estas alturas de la vida, me la pela. A dos manos y sin dientes.

Conocer gente nueva con la que comunicarse habitualmente significa que una tiene que releer los correos que envía varias veces, porque si no siempre hay alguien que se ofende y hay una interminable lista de correos explicando que no es que una sea borde (o, al menos, no lo pretendía en esta ocasión) es que una dice lo que tiene que decir y punto.

Conocer gente nueva significa que una tiene que andar explicando sus prioridades, sus gustos y sus preferencias, y también que una no tiene tiempo para tonterías ni para pasarlo haciendo cosas que no le apetecen o no le gustan. 

Conocer gente nueva significa que una tiene que explicar una y otra vez que no significa no, no "a lo mejor, si me doras la píldora lo suficiente" o "hasta que no me lo digas ochocientas veces no me doy por aludida" o "no te he oído las primeras quinientas veces".

No me gusta conocer gente nueva, creo que ya lo he dicho. Y, a pesar de que lo tengo tan claro, sigo metiéndome una y otra vez en historias que no hacen más que traer personas nuevas a mi vida, personas a las que no tengo ganas de hacer ni un huequito pequeño, porque sé, de entrada, que van a perturbar mi karma.

Joder, qué rabia me da necesitar a otras personas a las que no conozco ni tengo interés en conocer para hacer cosas...

20 comentarios:

  1. Pues entonces no sé cómo encajamos muchos con todo esto... Atónito me has dejado.

    ResponderEliminar
  2. Pues, no sé, llámame rara pero después de leernos chorrocientos años y de cienes de tuits no diría yo que éramos exactamente unos desconocidos cuando tomamos el primer café pero, vaya... no es lo mismo, creo.

    No, creo, no. No es lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es lo mismo, pero si que es abrir la puerta de tu vida a alguien que no forma parte de ella de una manera no virtual. Y pensé que este post iba un poco de eso, de dejar rendijas por las que se puede colar el frío.

      Eliminar
  3. yo voy más allá...a mi me gustaría desconocer gente que conozco....

    ResponderEliminar
  4. ¡Yo sí que era una desconocida cuando nos vimos la primera vez! Menos mal que he sido una excepción :)

    ResponderEliminar
  5. A mi me pasa lo mismo pero con los hombres principalmente; con las mujeres en menor medida.
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  6. A mí me da pereza, sobre todo cuando es algo impuesto. Las cosas no hay que forzarlas, o surgen o no. Pero encontrarme con gente maravillosa por el camino me encanta. De hecho mis amigas de ahora apenas tienen 4 años de "antigüedad", y son lo más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que encontramos gente y surge la chispa. Lo de no forzar es clave.

      Eliminar
  7. Lo que es cansino es tener que conocer gente nueva que no tenga el menor interés en captar ciertas cosas que sin necesidad de decirlas, con pocas dotes de observación, resultan evidentes ... La paciencia con ellas a ciertas alturas de la vida, suele ser cero, pero no siempre es el caso. Al menos eso creo. Pero al final uno conoce a quien quiere conocer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, qué bien me entiendes siempre y qué bien te explicas :)

      Eliminar
  8. Uff, a mí también cada vez me da más pereza, bueno, siempre me ha dado. Me acuerdo que de adolescente había quien decía "me encanta conocer gente nueva" y yo pensaba "¿para qué?". Siempre digo "soy antisocial" y la gente me dice que no es verdad, que soy muy social... con los míos. O con gente nueva que conozco con la que conecto inmediatamente. Yo si no veo conexión temprana, paso de esforzarme. Ya tengo mi gente, así que si aparece gente nueva en mi vida, es porque hay conexión. O buen rollo. O lo que sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, el esfuerzo con los nuevos... Eso es otro post ;)

      Eliminar
  9. sólo tengo tres minutos interesantes y cinco minutos agradables, no puedo retener la atención de nadie inteligente por mas tiempo.
    con ese equipaje, aunque quiera, no puedo aspirar a conocer a nadie que no me sufra ya.

    ResponderEliminar