lunes, 3 de diciembre de 2012

Cinco consejos para caerme mal (editado) *

Todo sería mucho más fácil si viniéramos con libro de instrucciones. Pero no, la vida es así de puta.
 
A estas altura aún no sé si podría hacer un listado infalible de cosas que me gustan de las personas. Hay cosas que me gustan en unas y en otras no. Y luego está lo de las mezclas: hay cosas que me gustan en unos pero que mezcladas con otras me horripilan en otros. Un sinvivir, vamos, porque la putada grande es que me tengo que relacionar con muchas personas todos los días, quiera o no y ahí hay una posibilidad de mezclas...
 
Lo que sí tengo bastante claro son las cosas que hacen que las personas me caigan mal, las que hacen que las ahogue en el pozo del olvido, con mayor o menor dolor.
 
¿Quieres caerme mal? Aquí van cinco consejitos que te aseguro que son infalibles en solitario. Con más de uno te llevas el premio gordo (y no va a ser mi culo, badabumtchissss):
 
- Pídeme consejo o ayuda, apelando a mi conocimiento/experiencia/dominio (o cómo quieras llamarlo) sobre un tema y pásatelo por el forro, arguyendo es ques. Luego vete a tomar por culo. Tiendo a perder el ídem cuando alguien me pide que le explique algo o le eche una mano, lo menos que puedes hacer es escucharme e intentarlo y, si no estás de acuerdo con lo que planteo, rebatirme de manera lógica y coherente, no con mierdas del tipo es que yo creo que es mejor hacerlo no sé cómo. Si pensabas que era mejor hacerlo no sé cómo, habérmelo dicho, no habría perdido el tiempo en tus cosas partiendo de cero.
 
- Mírame por encima del hombro, dejando siempre bien clarito que eres superior a mí en cualquier aspecto. Ah, y no se te olvide decir que te tengo envidia porque eres más guapo/a, inteligente, delgado/a y/o tienes pasta pa aburrir. Por favor, dilo, di que te envidio y así todo irá mucho más rápido y será menos traumático para mí. A ti, que te den por culo, probablemente desee que te mueras cuanto antes.
 
- Repíteme una y otra vez, desde el cariño,  que soy borde, fría, cortante, cínima, demasiado sarcástica, demasiado tajante, demasiado intransigente. A nadie le gusta que le digan continuamente las verdades a la cara y a mí que, además, tengo mal carácter, menos que a nadie. Prueba a decírselas a tu puta madre, a ver qué tal.
 
- Dime que tenemos que hablar de nuestra relación y/o de por qué estoy enfadada o por qué me he distanciado. Soy Rottenmeyer pero también soy comprensiva, tengo paciencia infinita, mucho aguante y una resistencia al dolor sobrehumana. Así que cuando se acaba, se acaba. No estires más. No tengo ganas de hablar. No voy a hablar contigo para intentar solucionarlo. No hay nada que solucionar. Si he decidido que se termina, se termina. No sé si volveremos a encontrarnos en el futuro pero ahora se ha acabado, habla de tu relación con alguien a quién le interese lo que tengas que decir.
 
- Escóndete en el grupo para decirme lo que no te atreves a decirme a la cara en solitario. Entiendo que tengas miedo de que te mate pero, oye, busca un lugar público y dime lo que te molesta o no te gusta, estarás a salvo, al menos de momento. De todas formas, si ese es tu proceder, si sueles aprovechar la protección de la masa para decir todas esas cosas horribles, antes o temprano lo harás con alguien más, alguien a quién le importe más lo chungo/a que eres. Ya se encargará de ti, a mí me importas una mierda desde ya.
 
Soy tan facilona...


* He aprendido a contar desde esta mañana.

23 comentarios:

  1. Yo una vez te dije que eres cortante... ¿te caigo mal ya? :( Jo, si fue sólo una vez y además así deprisita y por lo bajinis. Y además no dije que fueses "demasiado" cortante, sólo lo justo y porque el mundo se lo merece... U_U NO ME ODIEH QUE SHO TE QUIERO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú misma lo has dicho: me dijiste una vez lo que pensabas, no me lo repites cada vez que lo piensas, porque seguro que lo piensas más veces.

      Y TE QUIERO MÁS QUE AL COLACAO.

      Eliminar
  2. Joder, iba a comentar algo pero ya no me atevo...

    (a mí la gente me cae mal no por sus actos, que todos la cagamos, sino por sus intenciones)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces los actos muestran las intenciones.

      Puedes comentar lo que quieras, para eso está :)

      Eliminar
  3. ¡Pégame, cínima, que me pone tu rollo!

    ResponderEliminar
  4. ¿Son cuatro o son cinco? Así no, que me desconciertas.

    Me creo lo que dices porque lo dices tú, pero me cuesta mucho trabajo identificarte con la persona que conozco. Imagino que es porque vivimos en el mundo ideal de las personas que se cruzan cada seis meses en una estación de tren.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cinco. Con rima, si quieres XDDD

      En los mundos ideales todo es perfecto. Y en las estaciones de tren todo es efímero.

      Besos.

      Eliminar
  5. No sé si aplaudirte, hacerte la ola o ponerte una alfombra roja mientras voy tirando pétalos de flores a tus pies la próxima vez que te vea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo por si acaso haré todo lo que propone Sil .. y por triplicado, para que no queden dudas.

      Eliminar
    2. Pues no sé por qué. Sil, sabes que casi no muerdo.

      Eliminar
    3. No es para caerte bien, que ya sé que te caigo bien y hasta me quieres (inexplicablemente, con lo supermodesto y humilde que me está quedando esto xD). Sino porque me identifico en algunas cosas. La única diferencia entre tú y yo, al menos en esto, es que yo me callo mucho, pongo buena cara y corro tupidos velos constantemente. Hasta que se me hinchan las narices, claro. Entonces es cuando me dicen que soy una borde ;)

      Eliminar
  6. No te he hecho todavía todas esas cosas??? Qué lento avanza lo nuestro!!!!

    ResponderEliminar
  7. Qué bien hablas y cuánta razón tienes...creo que una vez te llamé tajante, pero sólo una y no sin cierta admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es lo mismo que la Rizosa, no me lo dices constantemente, con mala leche y para joder. Además, te lo he dicho muchas veces, tú puedes decirme lo que quieras.

      Eliminar
  8. Yo soy más bien un tipo de persona calificada de mierda o aborrecible, que ven como se enojan personas como tú y yo me río de ello. Yo caigo mal nada más llegar. La peña se remueve en sus asientos; miran para otro lado; intentan caerme bien. Son patéticos y no son ellos mismos. Mola porque apenas me esfuerzo, y al final, resulta que mis amigos se cuenta con los dedos de una mano.

    No como lo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues entonces no te hacen falta los consejos, lo tienes fácil :)

      Eliminar
  9. Me temo que eres como un iceberg, estos cinco consejos son la punta, los que muestras para alejar malos entendidos y paquebotes desbrujulados. Pero una mujer con tanto fondo como tú debe tener siete listas más a lo ninja, escondidas y preparadas para ser lanzadas como shurikens (¡olé, he colado shuriken en un comentario!)a los desprevenidos reguleras personas que sigan pensando que sinceridad equivale a ser borde y decirlo todo como si vomitaran arcos iris. Yo me andaré con cuidado de no pisar las minas que se ven, y sobre todo las que no. Badaboooooommmmmm... ¡mierda! ¿eso era una?

    ResponderEliminar
  10. Uf... tan malo es que constantemente te digan lo que piensan de tí (hablando de defectos, of course) como que no te digan ná, te pongan buena cara, te llamen "flor, reina..." y toda esa serie de apelativos pretendidamente cariñosos con voz melosa y luego te los cruces y hasta te giren la cara... True story ¬¬'

    ResponderEliminar
  11. Qué difícil es que los demás hagan lo que necesitamos que hagan para sentirnos bien.

    ResponderEliminar
  12. Oh, dios mío. No te caigo bien. ¡Lo sabía!

    ResponderEliminar