martes, 26 de junio de 2018

Party of Five, la crítica definitiva



Party of Five (o Cinco en familia, se llamó en España) es la historia de cinco hermanos que se quedan huérfanos y tienen que salir adelante ellos solos. El mayor, que había salido un poco del jalala, tiene que hacerse adulto de repente y hacerse cargo de sus cuatro hermanos.

Dicen que se quieren mucho pero no paran de joderse la vida y mentirse todo el rato. Y todos quedarían finalistas en el premio Egoísta del año.

Estos cinco son:
  • El hermano mayor, que está buenísimo y parece que tiene la peregrina idea de que para que los demás sean felices él tiene que ser infeliz.
En este blog somos MUY FANSES de Mathew Fox.
  • La hermana mayor gelipollas, con un sentido de las relaciones de pareja, francamente, revisable y muy de ser una niñata consentida y malcriada. Que se cree super adulte y, mira, no, NO.
  • El hermano mediano, un guaperas con sonrisa bonita y un montón de taritas que va de arreglavidas.
  • La hermana pequeña, otra niñata caprichosa, consentida y malcriada que igual se cree que como habla bajito como susurrando es más buena, pero es pura mierda egoísta.
  • El hermano más pequeño, que no debe ser gran cosa porque se me olvidaba que salía.
Luego hay algunos personajes que van y vienen todo el rato y, mira, pa qué, están un poco de relleno.

¿Que se puede aprender de Party of Five? (Si hubiera que aprender algo, I mean).

Que lo de follow your dreams debe ser una idea muy importante en los States, porque allá van ellos, pese a quien pese, durante toda la serie, haciendo lo que les sale del c*ñ* pensando en lo que cada uno cree que es lo mejor para la familia, sabiendo que no, que es lo que quiere cada uno.

Que no es que yo piense que la familia tiene que ser un freno para tus cositas, dios me libre, pero que si vives y co dependes de otras cuatro personas pues, chica, hablad las cosas y no seáis unos gelipollas, que os vais poniendo zancadillas y es un venga a sufrir sin parar.

Recomendación
Si te gustan los culebrones llorones, vale.
Si te gusta Mathew Fox ROTUNDAMENTE SÍ.

Si te va bien cualquier cosa para dormir la siesta, puede.

domingo, 24 de junio de 2018

Demagogias

Hace unos días que mis amigas me mandan esta noticia por whatsapp


Con mensajes apocalípticos tipo:
- Cualquier día metes a un asesino en casa y te encuentran en trocitos.
- Eso que haces es de locas.
- En Tinder todos son muy bonicos y luego, nunca sabe.

Pero no se dan cuenta de que esto refuerza mi opinión sobre las redes sociales, específicamente, las redes sociales del folgar: hay de todo, como en la vida.

Porque, a ver, ¿qué diferencia hay entre conocer un señor en una disco e irte con él a su casa, a tu casa o a un portal, y conocer a alguien en la red, e irte con él a su casa, o a tu casa, o a un portal? ¿Por qué tengo que desconfiar más de una persona que conozco a través de las redes que de una persona a la que conozco en la calle?

Porque, amiguis, cafres y asesinos hay en todas partes. Eso ya lo sabemos.

Es más, esta persona del artículo se ensañó con su novia, no con una desconocida que conoció en la Red. Eso igual pasa ahora que está de caza y.. bueno, ahí, sí, qué miedo encontrarte en Tinder con un asesino convicto.

No puedo evitar pensar en si está bien o no publicar su foto, cagándose en su privacidad. Si ya ha cumplido la pena, y la justicia ha decidido que debe estar en libertad, ¿no tiene derecho a rehacer su vida?

Y no paro de pensar en qué tipo de mujer saldría con una persona que ha sido condenada por asesino y descuartizador. Igual hay de quién arguye que ya ha pagado su deuda con la sociedad y es injusto que se le discrimine por ser ex convicto. Seguro que también hay de quién piensa que está a salvo porque... a ver, que este señor ya tiene antecedentes, ¿cómo va a volver a hacer algo así? Ni de coña... Y seguro que hay alguna descerebrada que incluso le ve el morbo.

Y, no sé por qué, me ha venido a la cabeza lo de la Manada. Y me ha venido una sensación de indefensión que pa qué...

miércoles, 30 de mayo de 2018

Alegrías chungas

Hoy me han alegrado mucho el día dos cosas bastante chungas que han pasado a otras personas. 

Esas personas me jodieron la vida en momentos muy sensibles de mi vida, fueron crueles, no tuvieron ni una pizca de empatía y decidieron castigarme arbitrariamente. 

Puedo engañarme diciéndome que me alegro por eso, por lo hijosdelagranputa que fueron conmigo, además de lo rencorosa que soy. 

O porque, de una manera visceral e irracional, aunque yo no he tenido nada que ver, es como si sintiera que el cosmos les devuelve su maldad. 

Sé que no es así, que seguramente les está explotando la cosa en las manos porque se sentían inmunes y han tentado demasiado a la suerte. 

Sé que el karma no tiene nada que ver. 

Sé que la ley de la compensación universal no existe, que los malos no siempre reciben de vuelta lo malo que merecen ni los buenos acaban bien. 

Pero soy tan simplita que me ha alegrado saber que esas personas van a tener que comer un poquito (o muchito) de la mierda que han ido esparciendo a su paso.


martes, 29 de mayo de 2018

Caballos y penes

El caballo. 

Qué animal más bonito. Y grande, fuerte, poderoso, noble, leal, inteligente, útil... Lo que se diga es poco. Qué bonitos los caballos. Todos, eh, sin distinción.

Es fiel compañero del ser humano desde hace un porrón de años. Milenios, diría. 

Desde tiempos immemoriales, el caballo ha sido un símbolo de poder y riqueza: quien tenía pasta cabalgaba y, quien no, pateaba los caminos. ¿Que uno era noble, o caballero? A galopar. ¿Que no tenía dónde caerse muerto? A pata.

Fíjate si han sido (y son) importantes, que los grandes hombre se han retratados sobre estos nobles animales y han quedado fetén. 

Napoleón con un caballo entre las piernas.


Y valen para todo, oye: para ayudar a poner pan en la mesa, para llevar de un sitio a otro, para acarrear las cosas pesadas, para pasear, para ganar carreras, para vencer en batallas, para conquistar, para demostrar la capacidad económica o el amor a los animales... que me recuerda a algo, pero ahora no caigo...

Y viriles... mira que son viriles los caballos. Que te pones al lao de un caballo y ¡PUMBA! 


En fin, ¿que qué me ha pegao ahora con los caballos?

Resulta que hay muchos señores que se ponen un caballo de foto de perfil en las redes de ligar. Pero muchos.

Y a mí lo que me llega es que, de alguna manera, se identifican, o quieren que les identifiquen, con todas esas cosas que transmiten los caballos: poder, gallardía, fuerza, nobleza, virilidad, penes descomunales...

Vamos, que es la leche que los tengas entre las piernas.





Y esto es sólo el principio.

lunes, 14 de mayo de 2018

La política y la música

Ayer discutí con varias personas por culpa de Eurovisión. Bueno, más bien, por lo que pasa y por lo que no pasa en Eurovisión.

Al parecer, a estas personas no les parece bien que se boicotee a los concursantes por las cosas políticas de los países a los que representan, porque la política debería estar al margen del eurocontes.

Por ejemplo, no se debería boicotear a Israel por su actuaciones en Oriente Medio o con los palestinos, porque no tiene nada ver con la música. Y no se debería boicotear a Rusia, que no permite que pasen banderas arcoiris porque que en Rusia pase lo que pasa con las personas homosexuales no tiene nada que ver con la música. 

Que no se debería mezclar la política con la música.

Que resulta que son los mismos que dicen que no se debería permitir a los conductores de metro hacer las huelgas en Fallas o vacaciones porque les joden las vacaciones a los usuarios y a eso no hay derecho, o que no se debería permitir que las manifestaciones bloquearan el centro porque hay más gente en la ciudad que se ve muy afectada y, oye, a eso no hay derecho.

Son los mismos que no mezclarían la política con nada, porque la política no les interesa.

Y dejé la discusión, porque dejaron de interesarme ellos.