domingo, 15 de enero de 2017

El amor

El problema del amor es cuando no es correspondido de la misma forma.

Ni siquiera tiene que ver, necesariamente, con que la otra persona no te quiera, qué va. Es que, además, tiene que quererte de la misma manera. Y querer cosas parecidas o, al menos, estar dispuesta a aceptar cosas que tú quieres y la otra persona no. Y a ceder, debe estar dispuesta a ceder, que resulta que es imposible que ni dos personas quieran lo mismo todo el rato, con la misma intensidad. Y a sacrificarse. Sí, sacrificarse, que a veces es peor hacer cosas que uno no quiere que lo bonito.

Porque querer a alguien es fácil, lo difícil es quererle con todas las consecuencias, incluso con la mochila que lleva a cuestas, mientras tú cargas con tu propia mochila.

Y, luego, que parece que todo va bien, y los dos queréis lo mismo, y estáis dispuestos a ceder, y a sacrificaros a veces... pero no siempre cuando toca. O cuando a la otra persona le va bien... Y es un lío, todo...

El problema del amor no es no ser correspondido, es no ser correspondido de la misma forma.

O igual es que el problema del amor es el amor mismo.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Decisiones

Este ha sido un año de grandes decisiones. Muy grandes. Que parece que no, porque ahora mismo estoy escribiendo sentada en el sofá, con un pijama de Wonder Woman, igual que el año pasado, pero sí, porque soy otra persona que va a otros sitios y hace otras cosas.

Miro hacia atrás y a veces tengo la tentación de flagelarme un poco con lo de que tenía que haber tomado antes estas decisiones, pero acabo resistiéndome, porque ahora soy más fuerte y, además, he decidido que voy a dejar de hablarme si vuelvo a machacarme. Con un par.

Grosso modo, si lo miro de la manera más objetiva posible, 2016 ha sido un año grande, redondo, casi perfecto. Muy difícil, sí, pero vale tanto la pena que mira, qué quieres que te diga, voy a acabar recordándolo como el año que cambió mi vida sin haber tenido que mirar a la muerte a los ojos ni ninguna pollada de esas.

Y mola bastante.

Ojalá el año que está a punto de empezar pueda acabarlo de la misma manera.

Feliz Año Nuevo.



jueves, 29 de diciembre de 2016

Cosas bonitas que me han dicho este año

  1. Cuando duermes ya no frunces el ceño.
  2. Da gusto trabajar contigo.
  3. Eres la persona seleccionada.
  4. Eres una gran alumna.
  5. Estás siendo muy valiente.
  6. Estoy orgullosa de ti.
  7. Gracias por venir.
  8. Has cantado fatal, y eso es muy raro.
  9. Me alegro mucho de verte.
  10. Me alegro mucho por ti. 
  11. Pareces tan tranquila que me pones nervioso.
  12. Quiero hacer cosas contigo.
  13. Quiero pasar más tiempo contigo.
  14. Tienes cara de follar todos los días.
  15. Voy a echarte de menos todos los días.
  16. Ya sé que no eres muy de listas PERO.
Fuck you, 2016!


lunes, 19 de diciembre de 2016

Tía no hay más que una

- Cariño, ¿por qué llamas Gordi a la tía Gordi?
- Porque tías tengo más, pero Gordi eres tú sola.



- Espera. ¿Si te llamo tía Gordi voy a ser tu más favorito, por delante del tío Migue?
- ...
- ¿Gordi, me oyes?




No hay más preguntas, señoría.

viernes, 9 de diciembre de 2016

A veces pasa

¿Sabes cuando tienes un momento de conjunción cósmica con una persona, que te lee un fragmento de uno de tus libros favoritos para demostrarte que está de acuerdo contigo cuando hablas de la importancia de las palabras y de llamar a las cosas por su nombre, y no por uno parecido, mientras piensas que, si tuvieras que hacerte un tatuaje te tatuarías justo esa misma frase, hasta con el punto?

¿Sabes cuando miras a esa persona y te besa, y al principio le devuelves el beso pero abres los ojos y poco a poco vas haciendo la cobra y te vas, sin mirar atrás, y te cae una lágrima pero no porque sea lo que tienes que hacer, sino porque los líos con hombres casados son un lío, y tienes la sensación de que te has liado ya por todas las vidas que te quedaban?

A veces pasa.