martes, 21 de septiembre de 2021

El sofoco

Hoy he perdido unas gafas de prebicia.

Las llevaba colgadas del escote, se habrán caído y no las he encontrado. Eran mis gafas favoritas, con las que mejor veía.

He andado y desandado varias veces el trayecto cortito en el que podían haberse caído, pero no estaban, alguien ha debido cogerlas, no hay otra explicación.

Y cuando me he sentado a tomar un café antes de entrar a la reunión me he echao a llorar. Pero con sofoco y todo. Que ha venido la cocinera del bar a consolarme y todo, la pobre, y en vez del café me ha puesto una infusión y se ha sentado a mi lado. La señora habrá pensado que era algo gravísimo y se ha sentado a mi lado unos minutos, y cuando ha visto que se me iba pasando ha vuelto a su trabajo. De vez en cuando se asomaba a ver si estaba mejor, y cuando me he ido me ha dicho un Cuídate, cariño, que me ha sabido a gloria.

Hija, qué vergüenza, cómo te has puesto por unas gafas que, además, te costaron seis o siete euros en una farmacia, no es pa tanto.

Y, no, lo de las gafas no es para tanto. No ha sido nada. 

Bueno, nada más que una llama en una caja de petardos. Era cuestión de tiempo que explotaran todos a la vez y se adviniera EL DRAMA.

¿Qué sorpresas nos depararán los próximos mecheros?  

Stay tuned.

miércoles, 1 de septiembre de 2021

La semana que viene

La semana que viene es el Santo Grial, el balón de oro, el premio gordo de la lotería, el Pulitzer, la medalla de los niños de San Vicente, el bote de la porra, los 15 en la quiniela, el Oscar, la medalla de oro y el ninot indultat. 

La semana que viene es la promesa de brisa en la cara una mañana de primavera, el olor a pan recién hecho al despertarte, un gatito acurrucado en el regazo una noche de tormenta, un chocolate caliente en invierno y una horchata en verano, el mar tranquilo, un bebé agarrando tu dedo mientras duerme, tararear tu canción favorita en el escaparate de la tienda.

La semana que viene es risa, sosiego, siesta, tiempo, aventura, música.

Esta semana no, que estoy muy liada pero la semana que viene quedamos, nos vemos, peguem una xarraeta, comemos juntas, hacemos algo, tomamos un café, nos ponemos al día, que hace tiempo que no nos vemos.

Y la semana que viene empieza, pasa, llega al fin de semana y estás demasiado cansada para cualquier cosas que no sea llorar acurrucada en el sofá.

Y empieza otra semana que viene.

martes, 27 de julio de 2021

Sueño de una noche de verano (reloaded)

CALOSTRO
Meconio, tú ya tienes el amor de su padre;
tenga yo el de Glucemia. Cásate con él.

APGAR
Cierto, burlón Calostro: él tiene mi amor,
y con mi amor le daré lo que es mío.
Como ella es mía, todos mis derechos sobre ella
se los transfiero a Meconio.

CALOSTRO
Mi señor, soy de tan noble cuna como él
y de igual hacienda. Estoy más enamorado,
mi posición se equipara, si es que no
supera, a la de Meconio.
Y, lo que cuenta más que mis alardes,
la hermosa Glucemia me quiere.


No se si el mundo está preparado para otro Gordi pero ya es inevitable.

(Por cierto, que no cunda el pánico, no es mío)

Publicado el 14 de septiembre de 2009 

 

 

Hace casi 12 años escribí esto. Ha vuelto a pasar. Ahora tampoco es mía y también la querré como si lo fuera. 

El sobrinismo es lo mejor de la vida.

 

 

domingo, 4 de julio de 2021

Cicatrices

Me acuerdo de dónde vienen todas mis cicatrices.

Las dos cruces en los nudillos, por hacer el tonto en una atracción de Expojove.

El arco sin cuerda del antecodo, jugando al escondite en una rosaleda.

La sombra de una quemadura en la pantorrilla, de la primera vez que monté en moto.

La Nuestra Señora del Carmen, por los taitantos puntos en el abdomen.

La suturita de 6 puntos que me hizo contorsionista en la pandemia.

El micromapa de Australia que me dejó la varicela en la frente.

La loncha de fuet baratito de las vacunas de pequeña en el hombro.

Las marcas en las rodillas de la cama nido.

La de los tres puntos en el dedo gordo del pie por dar una patada a una botella de champán en una despedida de soltera en Hot.

Ninguna me ha dolido tanto como la cicatriz que se me va a quedar en el alma por otro verano sin vacaciones.


martes, 15 de junio de 2021

Te he querido

Te he querido mucho, con ese amor loco unas veces, tranquilo otras, doloroso siempre, que se sabe no correspondido.

Te he querido como sólo se quiere con el tiempo, con las alegrías, las penas, la salud, la enfermedad, lo bueno, lo malo, la manía de bajar la persiana para dormir... Te he querido como dicen las novelas que sólo se quiere una vez: porque sí.

Te he querido despierto, dormido, lejos, cerca, cuando sonreías y cuando me hacías llorar, cuando me pedías la luna y cuando me la devolvías con recargo, cuando decías que me conocías y yo sabía que no era así. Hasta cuando no estabas te he querido.

Te he querido con pasión. La gasté toda contigo, como el amor, de tanto usarlo, y no me arrepiento. Ahora sé que no sirve para gran cosa, que se puede fingir, que nadie lo nota, ni siquiera tú. 

Te he querido en el peligro. Escalé la colina del amor por ti, me tiré en el parapente del deseo, ¡si hasta hice puenting por tus huesos! Caí al abismo cada vez, me rompí cada vez, morí un poco cada vez, pero por eso, porque te quería, sacudí la arena de mis zapatillas y volví a quererte como si nada.

Te he querido con todo, pensando que era para siempre, hasta que me he curado y he dejado de quererte.


Y va y resulta que Julwiki le pone voz y LOS PELOS DE LA NUCA COMO ESCARPIAS.